EXPERIENCIA EN EL CAMINO DE SANTIAGO DESDE PONFERRADA AGOSTO DE 2013 (CAMINO FRANCÉS)


CAMINO DE SANTIAGO 2013

CAMINO FRANCÉS

 PONFERRADA (LEÓN) – SANTIAGO DE COMPOSTELA (A CORUÑA)

Esta es la visión de uno de los peregrinos del grupo, compartida. El Camino es el mismo para todos pero cada uno vive su propio camino.



DE SEVILLA A PONFERRADA
 
El  primer grupo de la expedición, llegamos a Santa Justa a eso de las 8:00, donde quedamos con Quique (será muy importante su experiencia en el conocimiento de los paseos deportivos por montaña) y Aurora (Que superará todos los diablillos rojos que le aparecerán por el Camino), para recoger el coche (ATENCIÓN: Cuidado con la VISA a la hora de alquilar un coche). Salimos hacia Santa Olalla donde recogemos a Juanjo (Fundamental su experiencia, este va a ser su 3er. Camino de Santiago, ya realizó otro hace casi 12 años y hace 5 años) y Conce (esencial en la logística de alojamientos, este es su segundo Camino), que los trae Reme al encuentro. Tras desayunar emprendemos el camino ya todos juntos.  Paramos para comer en Salamanca, sobre las 15:00, en un parque muy pintoresco, tras la cual continuamos… Mayka (Su segundo Camino y disfrutándolo, por ella hago el Camino) le pasa el coche a Juanjo que nos conducirá hasta Ponferrada.

Parque en Salamanca
Llegamos a Ponferrada a eso de las 18:00/18:15. Tras dejar los bártulos en la habitación salimos a dar un paseo. Allí me hice con el báculo y la Concha, esta última regalillo de Mayka. 
VISITAMOS: El Castillo de los Templarios. Siglo XII-XV. (1er. sello), Basílica renacentista de Nuestra Señora de la Encina (s. XVI), Centro de la ciudad con la Torre renacentista del reloj, casa consistorial (s. XVII).
Peregrinos en el Castillo Templario de Ponferrada.

Regresando al Hotel, paramos a cenar en “El Mesón de Luisi”, un bonito y amplio, lugar decorado “a lo romano“, con su acueducto inclusive, y lo que es más importante con muy buena cocina.
ALOJAMIENTO
Hotel el Temple. (2º sello)
42€ hab. doble, solo alojamiento. Está muy bien. A 10 minutos del centro.

COMIDA 
El Mesón de Luisi. (C/. Ortega y Gasset, 17)
Con carta de medias raciones, raciones y platos convinados.
(Precio de la cena alrededor de 10€ por persona… medias raciones, aconsejamos las croquetas).

 ETAPAS


ETAPA 1. PONFERRADA (67.969 hab.) – VILLAFRANCA DEL BIERZO (3.504 hab.). 4/8/13
22.5  KM
El primer día. 

Nos levantamos a las 7:00, aproximadamente, para comenzar el camino el domingo 4 de agosto a las 7:30 de la mañana. El continuum urbanum de Ponferrada se hace muy pesado, pero con un cafelito errante es más llevadero. Más adelante un señor en la puerta de la Iglesia de San Ildefonso de Camponaraya nos llama la atención para que paremos y sellemos, será nuestro 4º sello.
El sello de rigor en Camponaraya (8:45h.)
Continuamos caminando y paramos a tomar un poco de agua al inicio de la “Cuesta del Peregrino” (De aquí en adelante beberemos en todas las fuentes que nos encontraremos por el Camino). La siguiente parada es la del primer desayuno, en un bar del bello pueblo de Cacabelos. (Por entonces no se intuía que el desayuno iba a ser algo fundamental en el Camino para estirar, descansar las , piernas y coger fuerzas, … las dimensiones de estos serán espectaculares).
En esta parada muestro al grupo uno de los objetivos de mi Camino… ir dejando estampas de San Mamés (Patrón de Aroche) en los diferentes lugares donde paremos y darselo a aquella persona que conozcamos en la senda…
La devoción a San Mamés llega a España desde Francia a través del Camino de Santiago, traída por los peregrinos, aunque se cree que su devoción en España es anterior, ya que se veneraría en época visigoda. Es con el Camino cuando toma fuerza, llegando con el tiempo, y gracias a la mesta, su devoción al sur de la Península, la localidad onubense de Aroche.
Tras el desayuno paramos en la ermita de San Roque (s. XIII), en la que entramos. Caminamos también delante de la iglesia de Santa María de la Plaza (s. X-XVI), en cuya fachada hay un cruceiro. Atravesamos así el “río Cua”, desde donde por carretera se indica que quedan 220 Km. a Santiago. Por el Camino, Villafranca del Bierzo se va viendo cerca, pero continuamos por las indicaciones de las flechas amarillas, un camino de tierra polvorienta de mediodía.
Entramos en Villafranca del Bierzo, sobre las 12:30, por el Camino que nos muestra en primer lugar la  iglesia de Santiago (s. XII), a la derecha de este en la misma entrada se encuentra el Albergue Municipal, y justo delante de la iglesia se encuentra otro Albergue en el que nos interesamos, pero continuamos nuestro Camino buscando el Albergue La Piedra.

Destaca en este punto la Portada del Perdón de la Iglesia de Santiago, de gran valor artístico, pero que además tiene un especial significado simbólico dentro de todas las rutas jacobeas: “según una Bula de 1186 otorgada por el Papa al obispo de Astorga, aquellos peregrinos que por serios motivos de salud no podían continuar hacia Compostela, recibían el jubileo al pasar esta puerta”.

Entrada a Villafranca del Bierzo. Iglesia de Santiago (siglo XII).

Al fin encontramos el albergue, en la Calle Espíritu Santo, donde había gente esperando a que abriese a las 13:00 horas. El sitio está literalmente metido en la piedra, cuenta con tres plantas y está muy bien acondicionado, con baño compartido en la habitación, cocina, zona común y pila para lavar. Nos quedamos en un apartado de 3 literas y con balcón!!!.
El posadero nos recomienda ir a comer al “Rincón de Coco”. Acertamos de lleno, donde comemos un buen menú de primer y segundo plato, su vino, y su postre y como colofón, orujo de hierbas.
En la sobremesa el camarero y una lugareña, de origen madrileño, se sientan junto a nosotros y comenzamos a charlar, esa conversación fue clave para la organización de nuestras siguientes etapas, indicándonos el camarero que nuestra próxima etapa sea hasta las Herrerías donde había albergue, para al día siguiente poder hacer la subida a O Cebreiro, e incluso la del Alto del Poio… Además nos habla que estamos en tierra de buen vino, citándonos algunos de ellos de la zona. Durante el camino se podían apreciar la cantidad de viñedos a uno y otro margen del Camino.
Sobremesa en el Rincón de Coco (Villafranca del Bierzo)
VISITAMOS: La parroquia de Villafranca del Bierzo y la calle del Agua, y por supuesto su playa fluvial, a la que fuimos a dar el garbeo, una zona verde donde se le coloca una pequeña presa al rio quedando un lugar ideal para poder remojarnos, … Recordad sacarse los enseres de los bolsillos, tipo móvil, etc., etc…

Playa flubial en Villafranca del Bierzo
Tras haber comprado durante la tarde viandas en una tiendecita en la preciosa plaza del pueblo, cenamos en el comedor del Albergue, para posteriormente descansar hasta el día siguiente.
Tablon con San Mamés en el Albergue la Piedra

Pero todavía nos depararía algo más el día, ya que cuando fuimos a hacer el pago del Albergue, el posadero nos hace firmar con un bolígrafo donde se podía leer “San Mamés”… tras comunicarme que si le entregaba otro boli me podía quedar con éste, marché corriendo a hacer el cambio. El bolígrafo era del Hotel San Mamés de Bilbao, en el que curiosamente el año pasado (en otra historia de viaje) entramos pidiendo hospedaje. Le doy al chico una estampa de San Mamés y me invita a ponerla en el tablón de anuncios del lugar. (es la primera estampa en el Camino)

  
COMENTARIO: Primera etapa tranquila, pero si es cierto que hay demasiado tramo del camino por carretera, que se hace notar en las rodillas, gemelos y en el recalentamiento de pies por los tramos de asfalto. Ya al final de la 1ª ETAPA tomamos el camino de tierra que nos va a hacer entrar en Villafranca del Bierzo por donde se hacía originalmente.
ALOJAMIENTO
Albergue de La Piedra (C/. Espíritu Santo)
Se puede desayunar en él (el posadero nos invitó a un café) Precio: 8€  (MUY BUENO)
Rincón de Coco

RESTAURANTE

Rincón de Coco
Buena comida (1º pastas, 2º filete con patatas, bebida, postre       flan o arroz con leche). Precio 7€

ETAPA 2. VILLAFRANCA DEL BIERZO – HERRERÍAS (40 hab.). 5/8/13
21 KM

Caminando por la comarca del Bierzo, la Vega de Valcarce.

Si ustedes se preguntan si hay gente que se pueda duchar a las 5:00 de la mañana la respuesta es SI … así va despertando poco a poco el segundo día, con un grupo de cuatro personas que tabique en medio y compartiendo aseo hacen de gallo matutino alentando que “el peregrino se despierta”, aun así hasta las 6:30 de la mañana no caemos del catre para iniciar la jornada. Esta empieza con un delicioso cafelito que nos servimos en la zona de desayuno del Albergue y que muy amablemente el posadero, el mismo del bolígrafo de San Mamés, nos dice que la hora de pagar que no es nada.

Vista de Villafranca del Bierzo. En plena Vega de Valcarce.
Así a las 7:00 comenzamos abandonar Villafranca del Bierzo. 30 min. antes hordas de peregrinos ya han empezado su travesía.
Inicio de la ETAPA 2
Tras llegar a la intersección con Pereje, nos surge la duda si subir la cuesta que lleva hasta la aldea de 53 hab. o continuar por la carretera. El grupo se divide yendo por el camino, que se presuponía más escarpado y largo, y por la carretera, que parecía más corto. Pero al llegar al final del pueblo los peregrinos que había ido por Camino ya estaban allí… curioso, cuanto menos!
Paramos a desayunar en Trabadelo, en el bar Crispeta (8º sello) un buen café y pan tostado con aceite y tortilla, donde la camarera nos regala 6 “huesitos” para el camino.
Tras este desayuno, cuasi ceremonial, proseguimos el Camino parando en diferentes iglesias, como la iglesia de San Juan Bautista en La Portela de Valcarce (47 hab.) (9º sello), donde dejo una estampa de San Mamés en una hornacina del muro de la izquierda donde se encuentra una talla de la Virgen con el Niño, y la iglesia de San Pedro de Ambasmestas (82 hab.) (10º sello), también aquí, en esta ocasión en otra hornacina a la derecha bajo una talla del Corazón de Jesús, dejo otra estampa de San Mamés. En su pórtico coincidimos con dos chicas (barcelonesa y argentina) y un muchacho con los que proseguimos nuestro camino hasta Vega de Valcarce (752 hab). En este municipio leonés entramos en la Iglesia de la Magdalena, a dejar otra estampa, en su interior hay tres andas montadas con las imágenes de La Inmaculada Concepción, San Antonio de Padua y la Magdalena, están de fiesta en esta bonita localidad. Siguiente parada, la iglesia románica de San Juan Bautista (s X-XI) de Ruitelán (81 hab.) (10º b sello. en el reverso de la credencial).
Poco a poco se va divisando en el arbolado paisaje la una iglesia en lo alto de un monte, que a la postre sería la de Las Herrerías.
Iglesia de San Julian. Las Herrerías.
Llegamos así al destino, sobre las 12:40. Nos da la bienvenida el puente del siglo XV, sobre un anterior romano sobre el rio Valcarce, en Las Herrerías.
Justo en la entrada del pueblo se encuentra el Albergue Las Herrerías (11º sello), a la izquierda del camino, donde once peregrinos esperan sentados, como esperando un eclipse solar, a que llegue el posadero para abrir. El lugar es de 17 plazas (nosotros teníamos reservado). Está bien, con zona común, 2 buenas duchas, pila y tendedero para lavar frente a la casa. Bonito lugar, y económico. Ofrece además cena vegetariana por 7€.
El eclipse!
Todo bien, hasta el momento que llega el posadero, originario de Chicago (USA) que por amor, comenta que se quedó en este lugar. Y digo que hasta este momento todo bien porque, al llegar lo primero que pregunta es que cuántos somos, habiendo unas 18 personas. Una pareja adulta había llegado en último lugar y no pueden hospedarse en el Albergue, el pueblo cuenta con 2 hostales más, hasta donde marchan. La siguiente machada es cuando el posadero nos indica que tenemos que sacar todo de la mochila y sacudirlo por miedo a los chinches!!! ya que hay gente que al venir de albergues públicos corren riesgo de traer chinches y el lugar fue desinfestado hace poco por un coste muy elevado… ¡Imagine usted nuestras caras!… el hombre tras decir esto continua su cotidiana bienvenida!.
Aun así y tras varias deliberaciones, nos quedamos!
El Pueblo cuenta con dos Bares-Restaurantes para comer, ambos con menú a 10€. Almorzamos en “Casa Polin“, eso es organización, para comer en uno y cenar en el otro, o si no, la magia del Camino hace que el chaval que está sentado junto a nosotros fuera en la terraza (en el futuro quillo, quillo!!! Jacobo) y tres chavalas (de aquí en adelante “las de Madrid”), tras comentar esta idea de almuerzo-cena, no dice que ha hablado con el posadero y que lo va a acercar al pueblo a comprar algo para la cena, por si queríamos. Algo que haríamos como veremos más adelante.
Les decimos que de los dos restaurantes, este nos parecía mejorcillo.  Entran, ¡a ver qué tal!, acto seguido entramos nosotros. Un señor muy amable, animado por el dueño del bar, nos deja su mesa para poder unir dos. Y vamos al menú. De primero hay Caldo Gallego, ensalada de pastas, ensaladilla, eso pedimos y nos sirven en grandes bandejas para compartir los que habíamos pedido lo mismo, y en el segundo plato todos pedimos truchas, ya que las habíamos visto en la zona, por el rio Valcarce.
El negocio lo regenta un lugareño de carácter berciano, mientras una chica atiende a las mesas. Es esta la que nos trae el segundo plato, una bandeja de patatas fritas y otra bandeja de truchas, … de “mediano formato”, que tras poner en la mesa todos nos quedamos mirando, al menos un servidor con la cara de aquel que no come frecuente trucha, y a esto va la chica que tras vernos las caras,  pienso, dice:
– ¡Si queréis más, … lo pedís!
Las truchas
 Y tras apartarnos todos un par de truchas y unas papas, continuamos comiendo, viniendo la chica al tiempo a la que le dijimos que trajera más, haciendo lo mismo con otras dos bandejas de similar tamaño. Comenzamos a apartarnos de la segunda, mientras todos pensábamos… ¿Estará incluido esto en el Menú?. Al preguntar nos dijeron que NO! … dieciocho euros se nos fue de más de lo que costaba el menú. Al menos Conce consiguió su azucarillo con la Catedral de Santiago!
Al llegar al Albergue nos organizamos para ver que comprábamos para cenar y quién iba, con el posadero y el muchacho (Jacobo) a comprar… hicimos una lista y Conce y Mayka se animan. Por cierto en el tablón de este también se quedó una imagen de San Mamés. Fue cosa de tres euros lo que pusimos y fue cosa de ocho a cada uno lo que nos costó, probamos sin duda el jamón cocido (no Jamón York) más valorado del Camino.
Tras reposar, un servidor aprovechó para subir hasta donde se encontraba la iglesia de San Julián, siguiendo la misma cuesta del Albergue, para verla desde el exterior, posteriormente cogiendo lápiz y papel comienzo a dibujarla… (era la que habíamos visto por el Camino a lo lejos en la montaña).
Dibujo de la Iglesia de San Julián. Las Herrerías.
Tomaba en este momento importancia llevar los albergues reservados e ir organizando aun más las rutas que haríamos. Es importante tener esto en cuenta ya que veníamos escuchando que los albergues estaban “a tope”, y conforme nos iríamos acercando a Santiago “peor se iba a poner la cosa de alojamientos”. Dos chicas catalanas nos piden referencias, otros miran los perfiles… en agosto es mejor llevar mirado el Camino! es bueno saber que es el Camino!
Echamos en este momento un buen rato hablando con Jacobo, que asciende de abuelos andaluces, y por eso nos dice “tiene sangre andaluza”. (Hablamos sobre San Mamés y pretendí darle una estampa).
Cerca de las 21:00 cogemos los manjares y nos vamos a buscar un lugar donde cenar, que conste que se lo dijimos al muchacho (Jacobo) y a las de Madrid. Llegamos así a un lugar, donde ponía en un cartel “Camino de Santiago. Hospital”. Es un fantástico merendero, junto al pueblo, rodeado de verde, y en agosto, el agua corre por una rivera que lo delimita y donde además hay elementos para hacer ejercicio. ¡Hay hasta barbacoa!. (En algunas fuentes se cita a este enclave como Las Herrerías (10 hab.km2 -También llamado San Julián-)  y Hospital (26 hab.), ya que se conserva el edificio del antiguo Hospital de los Ingleses, que venían por el camino de Aquitania, que da nombre al Barrio, zona donde cenamos). Queso, el famoso jamón cocido, pan de molde, tomate, fruta y zumo y aguita, una cena de campeones. Mientras tanto el día va cayendo. Bonito lugar este!.
 

Las Herrerías

Merendero de Hospital

De camino al albergue, volvimos a parar en la rivera, hablando con un ciclista que venía desde Roncesvalles.
Otra decisión importante fue la de repartir peso en las mochilas y poder mandar tres al siguiente albergue en Triacastela, ya que la etapa del día siguiente iba a ser larga y dura, una de las de mayores repechos de todo el Camino de Santiago, la subida a O Cebreiro y el paso a Galicia desde León.(Y tampoco es que estemos en plena Edad Media)
Las primeras en irse a dormir, dos chicas extranjeras con las que coincidiremos más adelante. Acto seguido y tras vueltas y vueltas ya con las luces apagadas nosotros. ¡Qué el día siguiente promete!
VISITAMOS: Puente del siglo XV (por donde entramos), exterior de la iglesia de San Julián          (s. XVIII), alrededor de la misma el cementerio, Parque en el barrio del Hospital (Hospital del     siglo XII), la calle principal (travesía).
COMENTARIO: También Camino casi en su totalidad por asfalto, o justo al margen de la carretera, acompañado en todo momento por el rio Valcarce. De bellos paisajes bercianos y curiosos pueblecitos. Los gemelos comienzan a notarse cada vez más pesados, algún que otro tobillo hinchado, pero esto es solo el principio. Eso sí, en la mente se nos queda clavado el nombre de aquel animalillo casi invisible e insignificante, que sobre todo está en el campo donde haya habido animales, llamado chinche!
Decálogo del día: “Los eclipses no son de día”. “Si haces la comunión en el desayuno te coge la caló”. “No por mucho madrugar se sale más temprano”. “El jamón York más caro del mundo”. “Sacudir, antes de entrar… chinches”. “Si pides más, pide precio”.
Albergue Herrería

ALOJAMIENTO
Albergue las Herrerías
17 plazas, limitado. Precio 5€. (BUENO bajo).
RESTAURANTE
Casa Polin (C/. Camino de Santiago, 6)
El lugar además tiene habitaciones. Precio del Menú 10 €
(1º caldo gallego, 2º truchas con patatas, bebida y postre
tarta de queso).

ETAPA 3. HERRERÍAS – TRIACASTELA. (970 hab.)
32 KM.

Subida a O Cebreiro (1396 m.) Alto do San Roque (1270 m.) Y al Alto del Poio (1330 m.). Etapa Reina.

Esta mañana no tiene el mismo color de las demás, nos levantamos a eso de las 5:15, y claro, es completamente de noche. ¡Qué madrugón!, pero en el camino siempre te queda el consuelo de saber que hay alguien que se levanta antes que tú. Ese fue el caso de las dos chicas extranjeras… ¿A qué hora se levantarían?. Lo cierto es que no hicieron ruido ninguno… ¡Buenas compañeras de Albergue!. Tras entrar varias veces a revisar que no nos habíamos olvidado nada y después de un yogur y fruta que nos sirven de primer desayuno, para despertar al menos el estomago, que tomamos mientras ultimábamos las mochilas que nos íbamos a llevar, eso sí fuera del Albergue, emprendemos el Camino.
Las Herrerías quedan atrás
Subida a la Faba. O Cebreiro

Tras dejar atrás las Herrerías, comenzamos el ascenso. Unos dos kilómetros que te van preparando para lo que se avecina.

De noche, como apuntaba anteriormente y prácticamente dormidos, algo que ayuda en la subida, para no ser consciente de lo que te estás metiendo para el cuerpo, te echas la mochila a los riñones y comienzas a subir, subir y subir, como si no hubiese fin, se intuye que vas por un túnel formado por los arboles que rodean el Camino. Menos mal que hemos sabido dividir la etapa, y nos quedamos a dormir en Las Herrerías. Recordará el fiel lector, aquel camarero del “Rincón de Coco” en Villafranca del Bierzo… ¡Qué bien nos aconsejó!, y es que ¿quién va a conocer mejor el terreno que un lugareño?. ¡Qué importante fue su consejo!.

Tunel del árboles
Poco a poco, parece, según se ve la luz entre los árboles, está amaneciendo, … mientras tanto nosotros subimos, subimos y subimos.
Ya de día, y casi tras una hora de ascenso, llegamos al pueblo de LaFaba (920 m. y 37 hab.). Paradita para beber y hacer grupo… y seguimos subiendo casi monte a través, pero por el Camino, muy bien señalizado con sus flechitas amarillas.

El amanecer ya es una realidad, y volviendo la mirada se ve el precioso paisaje del Bierzo y toda la cadena montañosa que adornada con el color cambiante del cielo, hace de este momento uno de los más mágicos, místicos y telúricos de todo el Camino.
Cresteando
Continuamos subiendo, cada uno a su ritmo, o al ritmo que le marcan sus rodillas. La ascensión es dura, pero acompaña la temperatura del alba. El paisaje es precioso, inédito hasta ahora en nuestro camino, y me atrevo a decir que no veremos algo como esto en lo que vendrá más adelante, parece que estamos tocando el cielo, el silencio de la mañana solo se rompe por los voltios que viaja a través del tendido de cables de alta tensión que van por la cima y por los que pasamos cerca.
Por todo lo alto
Continuando la subida

Aun queda subida. Caminamos por la cresta de la montaña, el sudor se vuelve perlas en la cabeza, parece que estamos iluminados por la proeza… a todo esto a lo largo del camino a unos veinte metros, un peregrino con una mochila de unos quince quilos, con el bastón guardado y con las manos atrás en los bajos de la mochila echa el resto para continuar con la ascensión… !asombroso mochilón!.
Tierra Berciana

Subiendo, subiendo, subiendo…
El mochilón al fondo

Coronando el puerto
A casi una hora de la Faba, llegamos a la Laguna de Castilla(1200 m. y 39 hab.). Son las 7:50h. Aprovechamos para hacer ejercicios de estiramiento y coger aire, que todavía queda hasta O Cebreiro, la meta del amanecer.
Hacemos un inciso aquí para hablar de la importancia del bastón, un compañero ineludible, nuestra tercera pierna, o quien lleve dos, sus otras dos piernas. Te ayuda en la subida, lo clavas en el Camino, y te agarras a él como si de un sustento fijo se tratase, es esencial para subir estas lomas, es la sujeción necesaria para poder pasar esta Etapa. Por cierto el que llevo de madera de no sé que árbol, es fantástico, y porta junto a la cuerda un exvoto de San Cristóbal que muy bien agarradito me lo puso Mayka, es un regalo suyo, ya que sabe de mi afición a estas cosillas prerromanas como son los exvotos. Además al ser rígido, ayuda poniéndolo a modo de travesaño en los hombros a descansar las mano y a abrir los pulmones. ¡Cuántas veces hago este gesto durante el camino!.
Otro momento clave en la Etapa, y en el Camino, la entrada a Galicia.

Entre León y Galicia

Un mojón con la cruz de Santiago en el centro, y el escudo de Galicia a la derecha y el de la Provincia de Lugo a la izquierda nos indica que continuamos desde este punto la parte del Camino gallego. Bajo los blasones una inscripción con el símbolo esquemático de la concha, en el centro Camino de Santiago y a la derecha la bandera europea. Quedan desde este punto unos 150 km hasta la Catedral de Santiago de Compostela.
Ya estábamos casi en O Cebreiro, solo quedaba subir, subir y subir un poquito más… los paisajes montañosos  siguen siendo dignos de admiración. Aquí arriba el día todavía se está abriendo. Si antes decíamos que rozábamos el cielo, ahora vamos por las nubes, literalmente. Y llegamos a O Cebreiro (167 hab.).

Llegada a O Cebreiro

La última subida es llegar a la gloria, ya estamos aquí. La imagen es de postal. Es tan temprano, las 8:30 h., que la iglesia, una auténtica mole pétrea, está aún cerrada, abre a las 9:00 h. … pues nada, adesayunaco“. Al terminal el desayuno, la iglesia ya está abierta (normal).

he ahí

desayunar se ha dicho. Vamos al bar frente a la iglesia a tomar el cafelito y hacer tiempo. En el sitio no tienen tostadas, pero esto es suplido por un auténtico café con mayúsculas que sirve en vaso de sidra, si ha leído bien… en vaso de medio litro, el gozo es tan grande casi como la subida. Son múltiples las fotos que se lleva dicho “

Postal
El Santuario de Santa María la Real de O Cebreiro, del siglo XI, es precioso (12º sello). Sufrió dos incendios, en el siglo XV y en el XVI, que obligaron a su reconstrucción. En su cabecera, sin retablo, un crucificado, en la nave de la derecha, una colección de biblias de diferentes idiomas, más cercana a la cabecera la Virgen del Cebreiro, la Virgen del Santo Milagro, Patrona de estas montañas, Santa María la Real, que se presenta como trono del Jesús Niño, imagen románica del siglo XII, y en la cabecera el Cáliz y la Patena románica, también del siglo XII, en los que según la tradición se obró el milagro. Este narra lo siguiente:“Un monje de Aurillac celebraba misa en esta capilla (s.XVI?) Un paisano de Barxamaior asciende al Cebreiro con gran tempestad para oír la Santa Misa. El monje celebrante, de poca fe, menosprecia el sacrificio del campesino. En el momento de la Consagración el moje percibe como la Hostia se convierte en carne sensible a la vista y el Cáliz en sangre, que hierve y tiñe los Corporales. Los Corporales con la sangre quedaron en el Cáliz y la Hostia en la Patena”. En bulas pontificias de Inocencio VIII y Alejandro VI se hace extensa mención de este Milagro. El Milagro se guarda en el relicario donado por los Reyes Católicos durante su Peregrinación a Compostela, en 1486. Hoy día este Cáliz y esta Patena están presentes en el escudo de la Comunidad Gallega.
Mole petrea
Relicario
Santiago, con San Mamés al fondo

En el muro norte la capilla de San Benito, donde destaca sobre todo la imagen central de “Saint Jacques Pelegin” (vamos, nuestro Santiago), símbolo de la amistad entre Santiago y Aquitania, en Francia. En esta Capilla dejaremos nuestra ritual estampa de San Mamés.

El lugar es punto de encuentro y de sello, del peregrino. Ya estamos aquí, ya hemos entrado en Galicia y ahora a continuar caminando pero por la Cumbre.

Palloza

Al salir del Santuario, se ve a la derecha una arquitectura circular, con techumbre vegetal, llamada palloza. Es el tipo de construcción qué ha sobrevivido de época prerromana.

Inicio de la Segunda Etapa

Comenzamos a partir de ahora la segunda parte de la Etapa. Como si empezamos en O Cebreiro, pero después de haber hecho sus subida.

El despertar
Por el Camino

Continuamos por el Camino que nos deja al norte las vistas “as cristas dos Ancares” y al oeste “A cunca de Río Navía“. La verdad es que el paisaje sigue siendo de resaltar. Todavía se aprecia al fondo algunas zonas donde las nubes se funden con la montaña. Un tramo muy bonito también del Camino que lo hacemos disfrutando, ahora estamos capaces incluso de volar.

Inicio del vuelo
… y charlando
De paseo
Llegamos de nuevo al contacto con vida humana, en el pueblo de Liñares(39 hab.) y lo primero con lo que topamos en con la iglesia de San Esteban, con torre posiblemente del siglo XVIII. Justo al entrar “sorpresón“, en el interior en el muro izquierdo se conserva un resto de interesantes dimensiones de pintura mural, se trata de una simulación pictórica de sillares graníticos decorado en su parte superior por una cenefa vegetal. Esto habla de la importancia de la pintura mural en la decoración de los templos, que posiblemente estaban totalmente policromados en su interior. Esta se encuentra justo al lado de la mesa para sellar y firmar. Bonita iglesia de una sola nave, con un retablo principal presidido por la imagen de su titular, San Esteban, aunque destaca como en tantas otras iglesias del camino la figura de San Roque, con su representación habitual, vestido de peregrino, con sombrero y bastón, y un perrillo que le lame las heridas, es una talla muy representada por todo el Camino. 
Sellando entre pinturas murales
Vemos, a la salida de Liñares, una indicación que dice Triacastela a 19,5 Km. ¡Qué bonita es toda esta parte del Camino! Que sigue incluyendo la subida al Alto do San Roque, a una altitud de 1.270 m. Zona donde se encuentra una escultura colosal dedicada al peregrino. Punto de parada de peregrinos… ¡Buen Camino! nos decimos los unos a los otros. Y es que este es el saludo habitual en nuestros días que sustituyese aquel “Utreia“, recogido en el Códex Calixtitinus, que significa “vamos más allá”. Los peregrinos entonces se saludaban diciendo “Ultreia, suseia, Santiago” con la respuesta del otro de “Et suseia” (Y vamos más arriba). Lo cierto es que más adelante sí, pero más arriba es imposible, las vistas muestran que estamos en lo más alto y todavía queda el Alto do Poyo.

En el Alto de San Roque

Otro puerto
Pelegrinos
Nubes y montañas
Pasamos por el pueblecito llamado Hospital, donde en una de las fuentes-abrevadero-pila, el Camino nos deja la estampa de una abuela enseñando a lavar en la pila a su nieta que casi no llega al cubo donde está la ropa. El pueblo se llama en realidad Hospital de la Condesa, y su iglesia la de San Xoan, del siglo XII, con continuación en el siglo XVI y XVIII. (Sello nº 13).
– Buenos días señora. Decimos al entrar
-Buenos días hijos… (nos responde una señora mayor que se encuentra en la mesa donde se sella la credencial y con la que echamos un buen rato hablando, sobre el camino, la vida, y curiosamente nos comenta que está ahí porque la joven que está frecuentemente había ido a desayunar, pero que ella no pretendía quitarle el puesto ya que por estar ahí le pagaban unos cuantos euros). Por supuesto esta mujer también se quedó con una estampa de San Mamés, que además le hizo algo de ilusión… a ella y a mí que se la quedase. Estuvimos un buen tiempo hablando con ella.
Curiosamente en el retablo central barroco, del siglo XVIII, que preside la iglesia, no se encuentra San Juan, en las calles centrales hay en su cuerpo bajo un crucificado y sobre este un Niño Jesús también crucificado.
Pausa en el camino
La Señora

Continuamos por el Camino, en descenso, un respiro para las piernas. Bueno, o no, porque no se que será peor bajar o subir. Pero claro esta bajada tenía sentido para lo que nos vamos a encontrar más adelante… por supuesto bajar significa más tarde subir.
Pasamos por Padornelo, donde de la iglesia de San Juan nos llama la atención su espectacular tejado corrido de lajas, construcción frecuente por toda la zona. Por cierto junto a esta hay una fuente con muy buena agua, no pone si es o no potable, pero una fuente aquí en la montaña no iba a ser mala. Además llenamos la cantimplora para prepararnos para la subida que se avecina.
Por o Poyo
Ni más ni menos es la subida al Alto do Poyo. Atitud de 1335 m. La inicias pensando ¿Será esta? y poco a poco te das cuenta que sí, sin duda, esas rampas tiene que ser la del Poyo, aquella que veníamos escuchando desde Villafranca del Bierzo. Su tramo final, lo más duro, lo mejor es ir subiendo pensando ya queda menos, ya queda menos. Son como dos kilómetros de subida donde ves su fin al divisar la Posada del Peregrino (Sello nº 14).
Subida al Alto do Poio

 Llegas a su puerta y ya estás arriba. Son las 11:35 h de la mañana. A tomar el piscolabis oportuno, podríamos decir, que es nuestro tercer desayuno.

Piscolabis

 Un exquisito bocadillo de tortilla recién hecha, con el pan de pueblo, gallego, calentito y por supuesto una Estrella Galicia… “Una cerveza del carayo“. Un lugar este muy animado con un gran concurso de gente recargando energías.

Tras esto la llanura, por lo alto de las montañas, pero en llano. Paradinha al principio de Fonfría (55 hab.), paseito alrededor de la iglesia de San Juan, y seguimos.

Es en Fonfría , cuando caminando y charlando tranquilamente con Juanjo,  vamos en solitario, un poco adelantados, apreciando las casas de piedra tan bien levantadas, tan simétricas y tan cuidaditas, cuando de la esquina de una de ellas sale una señora, vestida con un mandil a cuadros azules, calzada con deportes, que nos dice:
– ¿Queréis tortitas?
Exquisitas

Fue como una aparición, llevaba un plato con tortitas, y claro, le dijimos que sí, a buenos le iba a preguntar. (y es que no habíamos desayunado). a esto que la mujer cogiendo su azucarero, lo espolvorea por las tortitas, las dobla, y nos pide la voluntad, la cual era un euro. Justo en ese momento alrededor de ella se forma un corro de peregrinos que dejan el plato vacío. Quique y Aurora son los últimos en picar, la mujer les pide la voluntad y al coger un euro con cincuenta, les dice: – Esto nada mais? … dicha voluntad no es menor de un euro, que lo sepan ustedes.

Curiosa mujer que era capaz a la vez de despachar tortitas, echarle el azúcar, cobrar y por si fuera poco darte el cambio… ¡Qué habilidad!. Por supuesto no quería fotos. (Quizás por miedo a sanidad, por miedo a los negocios que había por la zona, o por miedo a que su imagen rule por internet… no sabemos).
La voluntad

Más adelante en Triacastela, una pareja de andaluces nos dice que conocían de la existencia de la señora por una guía del camino, y que a ellos no le salió al encuentro. Vamos que la mujer ya está en la web, incluso posando, así que ahí va el momento en imágenes…

Bajando, bajando, bajando …

Llegamos así a Biduedo (20 hab.), ya en el Concello de Triacastela, tras habernos cruzado por el camino con un pastor y sus vacas, que en las calles de los pueblos por los que pasamos podemos decir que pueblan el lugar como un campesino más. Aquí en Biduedo se encuentra la iglesia más pequeña del Camino francés, la de San Pedro. Que aunque esté cerrada se intuye desde la puerta su retablo con la imagen de San Pedro presidiéndolo. Es un clarísimo ejemplo de arquitectura religiosa pastoril.

Sublime
O Camiño

El paisaje está salpicado por vacas de color canela que pastan tranquilamente por todo el campo, o por el camino mismo, tanto es así que cruzamos por medio de siete de ellas que vienen por el Camino con su pastor acompañado este por dos bonitos pastores alemanes.

Ya se va viendo a lo lejos Triacastela, parece cerca pero solo lo está visualmente. A la altura en la que divisas el pueblo, y que parece que ya estás ahí, es cuando parece que haces los mismos kilómetros que ya traes a las espaldas.
Casi estamos

Vista de Triacastela

El castaño

Pasamos por varios núcleos urbanos esparcidos en la bajada, Filloval, Pasantes o Ramil. Concretamente en Pasantes hay una coqueta capilla de peregrinos, del siglo XVIII, con la advocación a la Virgen de los Remedios, como está cerrada, echamos la estampa de San Mamés por una rejilla de la puerta. Ya estamos a 131 km. de Santiago. Y por un Camino que sigue siendo de ensueño. En Ramil pasamos por su casona de piedra que nos da la bienvenida a la aldea, junto al Castaño de Ramil, que es testigo de las peregrinaciones desde hace ochocientos años. Por supuesto su foto de rigor.

Ya estamos
Y por fin llegamos a Triacastela (970 hab.), a las 14:50 de la tarde.

Buena Etapa. Día superado!

Avanzando

Fue llegar al  Albergue Xacobeo,(15º sello), estiramiento, reposar unos segundos y salir a buscar un lugar donde comer. Para ser realista las piernas estaban cargadísimas, costaba incluso bajar las escaleras, los gemelos a tope, creo que fue llegar y aflorar las agujetas a raudales, la etapa fue tan dura que agujetas como estas no volvieron a salir más (al menos a un servidor) en todo el Camino. Comemos final, e inicialmente, en el Bar Fernández, que… bueno, estuvo bien, sobre todo la Estrella Galicia, y el aplacar el hambre que traíamos. Tras esto, duchita y a descansar con los pies en alto. De fondo se escuchan las campanadas de misa, pero ya nos acercaremos tras la cabezada a ver la iglesia.
Tras un leve reposo, vamos a comprar algo para cenar y desayunar a una tiendecita que tiene todo lo necesario para el peregrino, es impensable como todo lo que necesitas lo puedes encontrar en porciones (tiendas como estas son las que te puedes encontrar por el Camino y justifican que de casa solo tengas que llevar lo necesario, porque lo demás en caso de hacerte falta lo puedes encontrar en pueblos tan bien preparados como este).
Más tarde nos vamos a ver la iglesia románica de Santiago de Triacastella, la que encontramos cerrada, ya había sido la misa, y como la mayoría de las ya vistas tiene el cementerio a su alrededor. Esta es como el culmen de muchas pequeñas iglesia que habíamos visto por el camino, por su forma.
Dibujo de la iglesia de Santiago
Al caer la noche Juanjo y yo salimos a ver que se cocía en el horno de las cocinas de los alrededores, eso sí no sentamos en el lugar más cercano al Albergue, y esto también, nos pedimos una buena Estrella Galicia y una empanada, de esas que se salían del plato y de unas dimensiones que no íbamos a ver más durante el Camino, para acompañar, unas coquetitas y listo. En la sobremesa estuvimos hablando con una pareja de Almería que estaban compartiendo mesa con dos chicos vascos, que se volvían este año desde aquí, estaban haciendo el camino por etapas, y en Triacastella han dicho basta por este año. La pareja de Almería que ya vimos en el Alto do Poyo, y que nos comentó que tenían una guía donde salía la señora de las tortitas, nos comentan que van a intentar seguir pero al haber tenido también una etapa dura, igual pasaban el día siguiente en Triacastella y continuaban al siguiente, y es que cada uno se toma el camino como quiere. Pienso que lo mejor es tener paciencia, ímpetu y sobre todo disfrutarlo. Cierto es que no les volvimos  a ver más durante el Camino.
Empanada Gallega y una cerveza del …
Fin del día, a dormir se ha dicho y a descansar, son las 23:30, hoy casi hemos salido por la noche.
Disfrutar es la clave del camino, es duro, una etapa se puede hacer larga, pero los paisajes, y sobre todo la gente te vas encontrando hacen que días así sean inolvidables. Llegar a Santiago debe ser grandioso. Pero etapas como estas hacen que dicho Camino de Santiago merezca la pena. Una auténtica superación personal.
VISITAMOS: La iglesia románica de Santiago en Triacastella, ábside románico, torre del siglo XIX. (y mucho es, con el pedazo de etapón)
COMENTARIOS:
La subida a O Cebreiro es algo que se quedará en la mente durante siglos…
ALOJAMIENTO
Complejo Xacobeo
10 €. Muy bueno, con varias duchas, cuarto con 4 literas y una cama pequeña, sala común, cocina, lavadora, numerosos aseos. Muy bien acondicionado. BUENO.
RESTAURANTE
Café-Bar, Pensión Fernández.
Menú a 8 € (1º. caldo gallego o macarrones con carne, 2º. Huevos fritos con bacon o ternera guisa, postre, agua o vino y pan).

ETAPA 4. TRIACASTELA – SARRIA (13.476 hab.) 7/8/13
19 KM
Etapa de transición.

La reflexión de esta etapa es para los estiramientos musculares, los calentamientos, que no solo son buenos hacerlos al inicio del caminar, sino también cuando te paras a desayunar, cuando comienzas, cuando vas caminando, al finalizar la etapa, momento este en el que cobra especial importancia los de espalda. Empezando por el cuello, brazos, cintura y pies, estirando las piernas y los brazos el cuerpo se va preparando para el ejercicio. Sirven además para evitar lesiones y malestares.
La mañana esta de agua, de mucha agua. Tal y como había vaticinado el hombre del tiempo, algunos días de agua íbamos a tener. A las 7:00 h. de la mañana, cuando nos despertamos, está cayendo tal tromba de agua, que te hace  pensar: -pues cuando amaine salimos!, todavía tenemos que desayunar y organizar. Esta noche además una de nuestras componentes, Aurora ha pasado una mala noche, en la jornada anterior con tantas subidas y posteriores enfriamientos, es importante controlar la temperatura de tu cuerpo, quitando y poniéndote ropa, para no enfriarte, pero aún así, ella lo hizo, el primer diablillo rojo hace acto de presencia. Le planteamos que si se siente mal que haga esta etapa en bus, pero su ímpetu, sus ganas y esfuerzo hace que se anime a empezar el Camino y después veremos… Su fuerza interior, y la que te da el Camino, le hará completar la etapa a pie.
Desayuno al alba
Nos tomamos nuestra frutita, nuestros dulces y nuestro yogur, sacamos los chubasqueros y cubrimos las mochilas; con la funda que trae la propia mochila, con bolsas de basura y con el chubasquero, y gorro en cabeza comenzamos a andar. Que a las 8:00 h. ya ha aflojado de llover, y el Camino está practicable.
Impermeabilizados
A la salida de Triacastela el Camino se divide en aquellos que continúan por Samos, donde hay un Monasterio que además te puedes quedar a dormir, o por Sarria directamente. Nosotros vamos hacia Sarria. Nos habían comentado que por aquí el camino es más bonito, pero no nos dijeron que tenía también sus subidas. Al terminar una de estas llegamos a una bonita fuente adornada con una gran concha. Por supuesto en ella bebemos. 
Fuente de la Concha
Estampida
A la carrera
Caminamos en subida por bellos paisajes, cuando de repente el misticismo del ambiente se alimenta con una estampida de vacas que vienen corriendo carretera abajo, y sin pastor, al menos que nosotros veamos.
El verdor
 ¡Qué frondoso es todo este camino!, además dibujado el día con el ambiente húmedo, donde en las hojas de los árboles y plantas, hoy con un color especial, se ven las gotas de agua que ha dejado el día. durante el Camino nos deja de llover, aunque la “meina” norteña, siempre está ahí.
Caminando…
El Camino
por…
El Camino no deja de darte sorpresas. Por una de las zonas más verdes, donde desde un pueblo hasta otro hay más distancia, y vamos por pleno terreno agreste, nos encontramos una máquina de Coca Cola, es frecuente encontrarla en las puertas de algunas casa de campo, donde incluso a veces hay un área de descanso alrededor de la máquina, pero de esta manera en medio del campo, llama cuanto menos nuestra atención.
En todas partes
Por esta zona se encuentra el pueblo de San Mamede do Camiño, pero queda a la izquierda del Camino, y no es oportuno desviarse.
Cancela
A la altura de Furela, el Camino vuelve a conectar con la carretera local de esta zona. Y es por aquí donde paramos a desayunar, bien tarde a las 11:30 h. Hay peregrinos que incluso están tomando su “Lunch”.Este desayuno también merece mención aparte. Un gran tazón, también de medio litro, al menos, con una buena tostada con aceite y chorizo gallego es un buen manjar que acompañado por un plátano, hace que el cuerpo coja el tono perfecto para seguir afrontando esta etapa.
El Desayuno
Pasamos por la Capilla de San Roque de Furela y junto a la iglesia de San Esteban de Calvor, en Pitín.
Ya llueve menos
De foto

 El Concello de Samos, linda con el Concello de Sarria, por donde avanzamos en el Camino. Poco más adelante tenemos al fondo del paisaje la ciudad de Sarria. Parece que está ahí, pero ya hemos dicho que en estos momentos es cuando parece que una “fuerza mayor” va empujado la ciudad cada vez más allá. Alternamos camino con carretera, bajadas con llanos, paseando tranquilamente, recuperando el cuerpo.
Ahí está
Vista de Sarria
Bonita bajada
Ahora bajada
Junto al kilómetro 15 de la carretera comarcal de Lugo 5602, pasamos junto a un letrero que nos indica que estamos en termino de San Mamede, que queda a la derecha en una desviación a un par de kilómetros desde este punto. Ya en Sarria preguntaremos como es este lugar. Estamos a 114 km de Santiago de Compostela.
San Mamede de Sarria
Así llegamos a Sarria, son las 13:20. Avanzamos por la entrada desde la carretera y lo primero que nos encontramos es la oficina de turismo (17º sello). Paramos.
Le pedimos a la mujer un mapa y nos indica dónde está el Albergue Obradoiro, una casa de artistas, abierta recientemente como albergue (18º sello), que además traíamos reservado. Le pregunto también por San Mamede, el cartel que hemos pasado. Cristina, que así es como se llama la mujer, nos dice que espérennos mientras mantiene una acalorada conversación telefónica con una compañera sobre por qué no pueden marcar lugares sobre el mapa de la ciudad. Se lleva una buen rato hablando, comienza hasta a llover, y fuerte, cada vez más fuerte. Tras terminar la conversación nos vuelve a atender y nos explica que no puede marcar porque algunos posaderos se han quejado ya que se indican zonas que están más cerca del camino en detrimento de otras. Después de desahogarse con nosotros, comienza a darnos una explicación exhaustiva de dónde queda y qué hay en San Mamés. Llama a la zona, por si la iglesia está abierta, llama al historiador local para que le comente que hay dentro, vamos que la mujer se vuelca con nosotros sobre el tema, se había ganado su estampa, una para ella y otra para el panel de la oficina. Finalmente le comentan que la iglesia suele estar cerrada y que lo que allí es una Virgen, la llaman la Virgen de San Mamés. Termina invitándome a ir andando, dice que está cerca a 3 km. Lo cierto es que nos tuvo allí media hora. Y ahora con la mojada a buscar el Albergue. 
Nos cuesta encontrarlo, está en la parte antigua, pero llegamos finalmente. Tanto el entorno como el albergue es bonito. Dejamos el chubasquero a escurrir, y a comer.
No nos vamos muy lejos, justo la puerta de la derecha del Albergue, donde hay un bar, aquí nos aposentamos a tomar nuestro menú rutinario, que como no, son unos diez euros, sopa gallega, calentita y lacón con patatas, menú muy gallego, con su vinito. Te pone el cuerpo a tono. Este lugar es otro que se ajusta al negocio de señor, en esta ocasión gallego con la chica joven de camarera, que es quién nos atiende. Este señor bastante amable, a su manera, invita a que tomemos, antes de abandonar el lugar, unos licores de hierba, y nos da a probar diferentes tipos, de café, orujo seco, a cual más fuerte. Lo cierto es que tras la cata y tras terminar más de un vasito, los grados se hacen notar de inmediato, ayuda a hacer la digestión en un segundo y te manda directamente a la cama. Estando en la puerta ultimando el último lingotazo, una señora me comenta también cómo poder llegar a San Mamés.
Tras una buena siesta nos vamos a conocer Sarria. Pasamos por la puerta de Santa Marina, en la que entramos. Buscamos un supermercado para comprar la cena y el desayuno,  de camino paramos en una tienda de montaña, donde nos equipamos un poco. Además aprovechamos para pasear por varias librerías. La chica de turismo nos habló de un libro editado en el 2003,  sobre el “arte, culto e iconografía del Camino en la Provincia de Lugo” escrito por R. Vázquez Santos una historiadora del arte local, el cual parece muy interesante. Pero no encontramos existencias. Lástima.
Tienda-Museo
Compramos la cena y subiendo hacia el Albergue, en la misma Rúa Maior, nos llama la atención una tiendecita, que en su escaparate solo muestra conchas, lo único que vende. Entramos y hablamos con el dueño.  Nos muestra todo muy orgulloso. La tiene como museo de lo que fue la propia tienda, expendedora de legumbres, aceite, café y productos hoy día adquiridos en otros establecimientos. La tiene abierta simplemente para deleite del paseante.

Pal aceite

Pa las legumbres
Pal café
Como el tiempo no está muy allá, normal por estos lares, nos quedamos en el albergue hasta la hora de la cena, que la hacemos en el patio y donde nos pegamos un buen homenaje, por cierto la Estrella Galicia de lata y a temperatura ambiente, a demás de ser barata, está espectacular. Comiendo y charlando es la llovizna la que nos manda a la cama. Apetece descansar.
Cenaca
VISITAMOS: Iglesia de Santa Marina, construida en el siglo XIX, donde anteriormente hubo un templo románico.
COMENTARIOS: En el Albergue Obradoiro, un señor mexicano, está realizando el camino con sus tres hijos. Hasta aquí todo normal. Pero qué tal si le decimos que esos niños tienen 6, 7 y 9 años respectivamente, ya causa admiración, verdad?
ALOJAMIENTO
Albergue Obradoiro (Calle Mayor 49, bajo)
8 €. Buenas instalaciones, buenas duchas, patio trasero y son grandes salones con literas. Comedor, zona común. BUENO. Inaugurado en julio de 2013.
RESTAURANTE
Bar-restaurante en la Rua Maior. Sarria
10 € Menú.

Caldo gallego
Lacón con patatas


ETAPA 5. SARRIA – PORTOMARÍN (1.838 hab.) 8/8/13
22 KM

O mitade nuestro Camiño. Rio Miño.
Otro día pasado por agua. Esta mañana parece primaveral, más que de pleno verano. Amanece lloviendo, poco, pero de esta lluvia que lentamente te va calando si no tienes un buen impermeable y una buena protección para la mochila.
Antes de iniciar la andadura de este día, hay incluso tiempo, para un cafelito, en el mismo bar donde comimos, que a eso de las 7:00 de la mañana está repleto de peregrinos.
Tras este chute de cafeína, nos ajustamos la mochila, estiramos y en marcha.
Una confortable mochilaes fundamental para tener una buena experiencia durante el Camino. La que lleva un servidor pesa alrededor de 7 kilos, es de una capacidad de 40 litros, que no llenamos ni por asomo. Un buen espaldar, aireado ajustable, para no llevarla pegada a la espalda, buen agarre en los hombros, regulable, y lo que será más importante el enganche en la cintura, que hace que el peso no se lleve en los hombros sino en los riñones. Además conforme van pasando los días parece que cada vez lleva uno menos cosas, algo que es muy buena señal. Además lo suyo es que tenga funda de lluvia para cubrirla, porque como vemos aunque sea en agosto, algunos días va a llover. Sobre los departamentos, pienso que mientras más tenga mejor, para llevarlo todo organizado. Además para la ropa hay unas funditas con cremalleras, muy apañadas que facilita organizarlo todo en su interior.

Chispeando

Para comenzar el día, subidita, junto a la iglesia románica del Salvador (siglo XII) y camino del Monasterio, fundado en el siglo XIII, de la Magdalena, para abandonar Sarria. Pasamos por el mojón que marca el kilómetro 111 hasta Santiago y por uno de los cruceiros más bonitos del Camino, especialmente por su ubicación, en un alto donde se puede ver todo Sarria, por donde pasamos diciendole adiós.

A la salida de Sarria

Al poco tiempo de salir, deja de llover, el ambiente húmedo deja un paisaje idilico. 110 KM hasta Santiago. A partir de aquí es difícil ir en solitario por el Camino, esas “hordas de peregrinos” pueblan el camino cada vez con más afluencia. Irá a más conforme nos acerquemos a Santiago.

Las hordas
Pasaje

Junto al km. 117

En la senda

Paradita para reposar las piernas, que vienen cargadas del cúmulo de días, y desayuno. Lo hacemos en Casa Morgade (18º sello). Caen fantásticos tazones de café y cola cao, con abundante pan tostado acompañados de su mantequilla y su mermelada. Lluviosa mañana y bonito sitio , donde te entran ganas de quedarte todo el día, pero hay que continuar.

De …

… sayuno

Amaina la lluvia

Acompañados por la llovizna pasamos por la iglesia parroquial de Santa María de Ferreiros, del siglo XII, situada en término de Mirallos (El pueblo de Ferreiros tiene 27 hab.).Bonita portada que bien merece una explicación del románico in situ. Y es que dicha portada románica tiene tres arquivoltas, separadas  con moldura taqueada (tan frecuente esta decoración en todo el Camino), capiteles vegetales y modillones con representaciones de fieros leones. Para más inri el tímpano es bilobulado. Qué buena imagen de libro de texto, ¿es para recrearse o no?.

Clase de románico
Km 100
Portomarín

A eso de las 9:30 de hoy jueves 8 de agosto estamos a 100 KM de Santiago de Compostela. Y sobre el medio día se divisa ya al fondo Portomarín, lo que no quiere decir que esté cerca. Y así nos lo hace saber una señora con la que nos paramos a hablar por el Camino, presentada ella misma como “la parrocha, y a la que le preguntamos si queda mucho, con la consiguiente respuesta:
Os queda alrededor de una hora. (Acto seguido nos describe el tramo que queda). Seguiréis todo recto, y tras el cruce bajareis una tremenda cuesta. Después llegareis al puente, donde os parareis a haceros unas fotos. Subís la escalinata y ya estáis allí. (12:10).

“La Parrocha… y marido”

Llegamos

Y así fue. A las 13:10 ya estábamos en el Albergue, e hicimos todo lo que nos comentó. La entrada a Portomarín es por un gran puente que cruza el rio Miño de una orilla a otra y al fondo de este una escalinata de casi unos cincuenta escalones y que suben sobre uno de los arcos de un antiguo puente romano, un gran descanso donde se encuentra la capilla de las Nieves, y unos escalones más y ya estamos arriba.

sobre indicaciones

Rio Miño

El Albergue Ferramenteiro (19º sello), es diferente a todos los encontrados anteriormente, tiene más de 130 literas, donde la organización es espectacular, está perfectamente preparado para el descanso del peregrino. Tras pasar por recepción, una chica nos enseña las instalaciones, cocina, sala común, literas y baños, nos dice que al fondo están las lavadoras y las secadoras. Como de costumbre, cambiamos el calzado a chanclas y salimos a comer.

Festín de almuerzo

No nos vamos muy lejos. Justo al lado del Albergue hay un gran restaurante y a él nos dirigimos a por el frecuente menú de 10 €. De primero ensalada de pasta o melón con jamón y de segundo pescado o churrasco variado con patatas, con su moho canario inclusive. Ah! y vino, una garrafiña de vino de la casa que está de lujo, como la comida. Para el postre Tarta de Santiago. Tras este homenaje, sestear se ha dicho. (o a que la ropa pruebe la lavadora, que no está de más)
En el Albergue hay un gran tablón de corcho con información y numerosas estampas de diferentes santos que clavan los peregrinos. Por supuesto ahí se iba a clavar también nuestro San Mamés.

Calle principal

Panel con San Mamés
Por la tardecita subimos a comprar la cena, que hemos decidido hacerla en el Albergue. También subimos por la calle principal, flanqueada por pórticos, a la plaza del Conde de Fenosa, donde se trasladó la iglesia de San Nicolás (20º sello), piedra a piedra por la construcción de la presa de Belsar. Esta iglesia-fortaleza es construida entre el siglo XII. En el muro de la epístola, en la cabecera hay una pintura mural que ocupa todo el muro, se trata de una Anunciación, en la que se representa a un orante a los pies del arcángel San Gabriel. Esta nave finaliza, en una especie de dosel con una bóveda de crucería que muestra también restos de pintura mural, en esta zona y en su homogénea de la nave del evangelio. También merece especial mención los pórticos; el de los pues que es un claro eco del Pórtico de la Gloria, y el de la derecha, ejemplo del románico más puro, incluso con escenas del bestiario medieval.
En el trayecto nos encontramos con Jacobo y con las chicas de Madrid, Inma, Cristina, la otra chica que las acompaña, es de Guadalajara y hoy duerme en casa de una amiga que vive por el lugar, hablamos un rato en la calle, estaban en un albergue en el centro. Poco a poco nos íbamos encontrando con peregrinos que coincidíamos en albergues o tramos del camino. En el Albergue mismo al lado de la litera de Quique y Aurora pernoctan unas chicas de Valencia, que veremos también más adelante.
Una vez en el Albergue, nos ponemos a preparar la cena. Sopa, tortilla francesa y una magnifica ensalada. Unimos dos mesas en la puerta de la misma cocina, al exterior, y mientras atardece nos hincamos un nuevo homenaje. Tras el cual la sobremesa se alargará tanto que la chica del Albergue nos indica que va a cerrar la puerta y entramos para dormirnos. ¡Esta noche con tapones!, que nos ha tocado al lado un peregrino roncón. Ponerte los tapones es como aislarte, entras en el mundo del silencio, y entre la “esnortaera” que te produce y el cansancio te quedas frito. Otro esplendido día.

Otro atardecer magnífico

De cena

VISITAMOS: la iglesia de San Nicolás (siglo XII) y la plaza del conde de Fenosa donde se encuentra su Ayuntamiento..
COMENTARIOS: Nueva parada con la gente que veníamos coincidiendo y conociendo, Jacobo, Inma, Cristina. Nuevo contacto con las chicas de Valencia. Y más adelante se incorporarán en las andaduras del Camino dos hermanos también de Valencia. Lo veremos en nuestra siguiente etapa. El Camino es la gente que te encuentras.
La pintura mural de la Anunciación, en la iglesia de San Nicolás, responde a los modelos góticos italo-franceses.
ALOJAMIENTO
Albergue Ferramenteiros(Rúa Chantada, nº3)
Todo un Albergue

Excelente en servicios. Gran nave con 130 literas, amplios baños, zona de auto-lavandería, cocina y comedor y sala común. Muy buena terraza con mesas en el exterior. Propia para tomar una cervecita descansando los pies tras terminar la etapa. 10€ el alojamiento.

Llegamos

 

RESTAURANTE
O´Mirador. Albergue-Restaurante-cervecería.
De segundo, churrasco mixto

Menú 10 €. (1er plato, 2º plato, bebida y postre). Muy buen lugar y muy buena calidad. Su altura frente al Miño y junto al Albergue, le hace un sitio privilegiado para comer.

(Su albergue tiene 30  literas y también cuesta 10€)

La cena


ETAPA 6. PORTOMARÍN – PONTECAMPAÑA (7 hab.) . 9/8/13
28 KM

Alojamiento Rural Casa Domingos


Con un cafelito antes de la marcha. Son las 6:00 de la mañana y el comedor donde sirven el desayuno está lleno. Tras desayunar y estirar, en una mañana nublada, comenzamos a caminar, cruzando otro puente por encima del tajo y dejando atrás la gran mansión-Albergue donde nos hemos quedado. ¡Qué gran negocio es el camino para algunos!.
Albergue nodriza
La mañana nos deja estampas de ensueño entre la niebla. 
… niebla
Peregrinos entre …
Tras una subida para abandonar Portomarín, llegamos a la carretera nacional, donde … ¡sorpresa! encontramos otra indicación de un municipio que se llama San Mamed-Belad. Está a pocos kilómetros del camino, pero tampoco nos podemos desviar. Un  mojón kilométrico nos indica que estamos a 87 KM de Santiago.
Juntos
Otro pueblo San Mamed
Hacemos tramo del camino junto a las chicas de Madrid. Al paso por Castromaior, nos detenemos en la iglesia de Santa María, del siglo XII, con cabecera rectangular y portada románica con dintel semicircular. La mañana comienza a levantar. Cuando pasamos por la capilla de Ventas de Narón, donde hay una buena fuente para remojarte la cara y recargar agua. El día ya está despejado.
Cerca de Lameiros, pasamos junto a un crucero, llamado de la Pasión, fue donado por el conde Ulloa en 1674. Es bellísimo, tiene a Cristo crucificado por un lado y por el otro una Piedad, en la base están labrados los elementos de la Pasión.
Bonito cruceiro
En pleno Concello de Montegroso, se encuentra la localidad de Ligonde (77 hab.), por la que pasamos a eso de las 11:20 de la mañana. Y caminando por su calle principal, vemos en una ventana a una señora haciendo quesos, que además muestra muy orgullosa en el quicio de la misma. Preguntémosle si los vende:
-Buenos días señora, ¿Vende usted los quesos?
– Buenos días, pues claro ¿Quiere uno?. Responde la mujer mientras sigue a su faena. Tiene de dos tipos, frescos que es el que está haciendo, y de untar.
– ¿A cómo salen?. Pregunto, no vaya a ser que se nos vaya de presupuesto, que por el Camino, ya se sabe.
– Los frescos a 2 € y los duros a 5€.
La verdad es que me llevaba uno de cada uno, porque tienen que estar “del caraio”, pero para llevarlos en marcha me voy a llevar uno fresco que además es bastante grandecito para los cuatro. Quique y Aurora van para adelante y cuando demos con ellos el queso no va a estar para comerlo.
Deme usted el fresco, que va a ser para un tente en pie por el camino. La señora procede envolviéndolo en un papel albal. Muchas gracias. Y buenos días señora.
– Buen camino. Nos despide.
Al rico queso
Poco más adelante, paramos a sellar en la Fuente del Peregrino, también el Lingode (21º sello. Este sello se encuentra en la primera hoja con forma de flecha, en un hueco que el chico que sellaba vio y colocó allí). Juanjo nos comenta que años atrás había parado en este lugar a dormir, en su primer Camino.
No aguanto más voy a probar el queso… Mmmmm!!! como no podía ser de otra manera, exquisito, suave, aun frio, se deshace en el paladar, a la altura de todos los manjares de por aquí arriba. Los demás no quieren. Cuando paremos dicen…. Eso sí solo faltaba un poquito de pan… A la salida del pueblo encontramos un bar y entro a compara pan, para acompañar al queso. Pregunto primero por el precio de la empanada que tienen en el mostrador, varias cuñas de diferentes clases:
– ¿Cuánto cuesta el trozo de empanada?. Pregunto al joven camarero.
– 3 €. Responde, con cara de estar trabajando.
– ¿Me da una porción?. Parecía bastante grande, a la altura de aquella de Triacastela. Cuando de repente el muchacho coge un cuchillo y comienza a cortarla por la mitad. Se iba a quedar en nada…  – Ah! que es la mitad.
– Si claro!.
– Pues no, entonces no me la pongas. ¿Me puede vender un poco de pan?.
– No tenemos pan!. ¡Qué, que no tienen pan?, vaya hombre, o que no nos quiere dar pan, negarle un mendrugo de pan a un peregrino. Así es, me dice que no, nada de pan. Esto también es el Camino, como caso que confirma la regla, de que lo mejor es la gente que te encuentras.
Continuando nuestro peregrinar, vemos un alojamiento rural. Está en un bonito lugar, Mayka y Juanjo entran a preguntar su precio y a sellar. Cuando, primera sorpresa, sabe usted intuitivo lector quién estaba allí… pues sí era nuestro amigo Jacobo, que terminaba aquí su etapa. La segunda sorpresa fue que al querer sellar la mujer del establecimiento dice que NO, que el sello era para sus clientes. En fin, que salen con Jacobo y decidimos que era un buen momento para catar el queso, ahora entre todos.
Tente en pie
La senda
Tras el tente en pie, continuamos. Pasamos por una iglesia románica (la de Eirexe (73 hab.) con un gran cementerio que la rodea y un crucero que se encuentra fuera del recinto de la iglesia. Estamos ya en puertas de Palas de Rei (3.682 hab.). Así lo demuestra la cantidad de peregrinos que se agolpan en la puerta del Albergue de Palas de Rei, donde curiosamente encontramos el único puesto de información (sello 22º) que vemos por el Camino, en el que nos detenemos a preguntar algunas cosillas, como dónde estaba el Albergue donde pernoctaríamos esa noche.
Cola
Ya en Palas de Rei, entramos en la parroquia de San Tirso (sellos 23º y 24º). Conserva su portada románica, aunque el edificio es de 1995, su torre de 1993. Salimos del municipio por la Rúa do Apóstol, dejando atrás un bonito hórreo. Elementos estos que se encuentran salpicados por todo el camino de infinidad de formas. 
Antes de llegar al Albergue encontramos por el camino una coqueta iglesia románica con un cuidado ábside, con su cementerio que la rodea. Es la iglesia de San Xulian do Camiño, que conserva en su ábside románico una ventana de arco de medio punto sobre columnillas con capiteles y moldura taqueada. Data el edificio de 1193, posible fecha de su consagración.
Al fondo el Albergue
Y así a las 15:00 hs. llegamos al Albergue Casa Domingo. Quique y Aurora llevan aquí un buen rato. Tedioso camino final hasta llegar al lugar, con bastante calor, y es que a las tres el sol ya aprieta, porque aunque estemos en el norte, es agosto. Lorenzohoy ha calentado más de la cuenta.
Le damos nuestros datos al posadero, que nos sella (sello 25), y pasamos a las habitaciones. Están bastante bien. Un espacio dividido, en el que se encuentran seis literas en un lado y diez en otro. Lugar tranquilito y en medio del campo. El sitio promete.
Así pasamos a comer. En el comedor hay dos parejas, oriundos los todos de Jerez de la Frontera. A la hora de pedir para comer el posadero-camarero nos recomienda no pedir mucho ya que a la noche hay una cena comunitaria, a la que nos anima a participar por diez euros, nos asegura que será abundante. – Si no, me lo decís. Este hombre nos había contado momentos antes que el lugar es uno de los Albergues más antiguos del Camino. Era una casa del campo del padre, Domingo, que tras alojar a numerosos peregrinos durante años, decide comercializar el lugar y convertirlo en Albergue de Peregrinos.
Pedimos una hamburguesa, y se nos ocurre pedirle una ensalada para los seis, plato este que a la postre también tendría precio de oro. Dieciocho euros nos “clavó”por la misma, qué descaro!. Eso sí, la hamburguesa estaba buenísima… y la Estrella Galicia también.
Ensalada de oro
El comedor es bastante afable, decorado con antiguos instrumentos de aperos de labranza, todo muy rústico, con un ordenador con acceso a internet y un cartel que dicta “Queimada Mínimo 10 personas. 2€/personas”. Lo cierto es que comimos bien.
Tras el almuerzo, duchita, a lavar la ropa y tenderla y a reposar un poco hasta la cena. Al sitio llega también Inma y Cristina, las chicas de Madrid y hablamos también con un chico de Granada y con dos hermanos de Valencia, Antonio y Jorge. Casi todos ellos deciden también que van a hacer la cena comunitaria.
Y llega la susodicha cena. En una mesa en U nos sentamos todos. Allí estábamos, las dos chicas extranjeras, madre e hija, que ya nos encontráramos en las Herrerías, el chico de Granada, los dos hermanos, las dos parejas de jerez, nosotros seis y algunos más. Éramos en total unas veinte personas, que habíamos sucumbido en el ofrecimiento de la cena comunitaria, seguramente todos con la misma intención, la de hacer gente, la de compartir mesa y conversación, conociéndonos todos un poco más. Pero tal cena Comunitaria, era una cena sin más, donde Gonzalo, que así era como se llama el posadero, trae un plato tras otro; caldo gallego, sopa, cazuela de albóndigas, tortilla, ensalada, cazuela de pollo, por supuesto pan gallego y vino y agua. De postre natillas, eso sí de teta-brick. Nos quedamos, con algo de hambre todo aquello era para compartir entre todos. Cuando Juanjo le pide repetir tortilla, teníamos una cuña por cabeza, Gonzalo le responde que no hay más. Mucha variedad, pero poca cantidad, podría ser el resumen.
“Cena comunitaria”
La cena
Con albondigas

Famoso por su tortilla
Canne

Inma y Cristina, y la chica de Guadalajara, habían traído su comida y cenaron la mar de bien en el porche de las habitaciones. Tras la cena nos sentamos con ellas a charlar. El sitio prometía, pero nos quedamos con un mal sabor de boca tras la cena.
Pasando la tarde
Poco a poco la noche va cayendo, y nos pedimos una cerveza para llenar de gas el estomago antes de irnos a dormir.
Ha pasado otra jornada más, ya estamos más cerca de Santiago y hemos experimentado pernoctar en otro Albergue diferente. Ya caída la noche llegan al Albergue las tres chicas de Valencia, con las que coincidimos en el Albergue de Ferrementeiro. Antes de irnos a dormir echamos un rato hablando con ellas y con Antonio y Jorge, comentando experiencias del camino.
Lo que está claro es que esa noche íbamos a dormir de lujo en el silencio del campo, sin tapones para los oídos ni nada.
VISITAMOS: Los alrededores del Albergue y un bonito hórreo gallego que tiene frente a los dormitorios.
COMENTARIOS: El albergue donde nos alojamos es otro tipo de negocio que genera el Camino. Una casa que sirve de posada de peregrinos y que con el tiempo el dueño se da cuenta que puede hacer negocio con ello, convirtiéndolo en Albergue. Es en este momento cuando el posadero pierde la magia de la hospitalidad, no teniendo por qué, se convierte en un negociante que vende en su establecimiento.
Habitaciones
ALOJAMIENTO
Albergue Casa Domingo, Ponte Campaña. Palas de Rei.
10 €. Casa de campo adaptada con bonitas literas, duchas, pilas para lavar, lugar para tender. Está en medio del campo. Es también Restaurante.
RESTAURANTE
El comedor y los comedores
Albergue Casa Domingo, Ponte Campaña. Palas de Rei.
La comida. 10€ . Hamburguesa completa 3 € (muy bien despachada y con pan exquisito). Ensalada para 6, 18 €.
La carta de Casa Domingo

La cena. 10€. (Para compartir: Caldo gallego, sopa, ensalada, tortilla, albóndigas, pollo, natillas, vino, agua (del grifo).

ETAPA 7. PONTE CAMPAÑA – CAMINHO DA OCA. 10/8/13
29 KM


El día que paramos a comer por el Camino.
El habernos quedado a dormir en Casa Domingo, tuvo sus pros y sus contras. Sus pros; esa noche dormimos de auténtico lujo, tranquilitos con pocas personas en la habitación (nosotros 6, Inma, Cristina y la chica de Guadalajara), arropados por el silencio, buena temperatura, vamos lo que supone dormir en el campo. Sus contras; a partir de aquel día y hasta Santiago nos acompañaría en el cuerpo de uno de nuestros componentes aquel bichillo anteriormente comentado que de tamaño tan diminuto y agarrado fuertemente a la piel no se separará de Aurora, ella extrañaba algo en sí, pero no sabía aun cuanto le molestaría.
Y es que en el Albergue había una hamaca de esas que se amarran de árbol a árbol donde estuvo echada un buen rato y donde pudo ser contagiada de tan molesta plaga corporal.
Mientras Amanece
Ya es de día
Sobre las 7:00 comenzamos a caminar, este día sin nada en el estomago. Próxima parada el bar del desayuno.  Caminamos por una fronda de robles y pasamos por Casanova (71 hab.), el puente de Porto de Bois y O Coto, antes de pasar a la Provincia de A Coruña. Por el camino pasamos por varios bares repletos de peregrinos desayunando y tiendecitas que abren bien temprano, en una de ellas paramos para comprar un plátano, al módico precio de cincuenta céntimos. 
Y llegamos a la Coruña
Al paso por Leboreiro (71 hab.), nos detenemos en su preciosa plaza central, presidida por un crucero, y en cuya salida del pueblo se encuentra la iglesia de Santa María, se trata de un templo románico tardío, destaca sobre todo su portada occidental, con un tímpano en el que aparece la Virgen flanqueada por Ángeles. (sabemos por documentos que tiene en su interior pinturas del siglo XVI que no podemos ver al estar la iglesia cerrada). Frente a ella hay un precioso cabazo, un tipo de hórreo primitivo, hecho con cesto con una abertura rectangular para retirar el grano de maíz.
Bonita plaza de Camino
Autoretrato
 Poco más adelante, divisamos un cartel donde dicta: “Desayuno: Café y tostada a 2,5€”, y es aquí donde paramos a desayunar. Es una carpa junto a un caserío, donde una señora mayor está preparando las grandes hoyas en el fogón donde desde temprano comenzará a hacer el pulpo a la gallega tan degustado por esta zona de Galicia especialmente. Son las 8:30 de la mañana. Lo cierto es que desayunamos bien, sus tostadas, café, y un plátano que le pido a la señora pero que tras decirme que cuesta 1 €, le echamos para atrás, por parecer excesivo, en su lugar nos tomamos un orujo seco para ayudar a bajar el desayuno junto al caminar. ¡Está fuerte de…! pero entra.
El desayuno más económico
O RU JO

Continuamos nuestro peregrinar, nuevamente al ritmo de Inma y Cristina y la chica de Guadalajara, que nos dan al alcance. Juntos pasamos por Furelos, tras cruzar un puente medieval, reformado en el siglo XVIII, sobre el Rio Furelos. Aquí volvemos a encontrar elementos típicos de aquellos lugares fundados por la Orden de San Juan, como son el puente, la iglesia con la advocación de San Juan, reconstruida en el siglo XIX, en estilo neoclásico, y un hospital de peregrinos.
Todo un puente
En este tramos del camino en la que andamos un poco disperso, como en muchos momentos de la ruta, nuestra intención era lo comentado en el día anterior, parar a probar el pulpo en Melide, localidad con gran fama de pulperías donde este producto que especialmente los gallegos saben cocinar tan bien tiene fama.
Es además en Melide donde se une el Camino Francés con el Camino Primitivo, que parte de Oviedo. Punto este de encuentro de ambas Rutas jacobeas.
Sobre las 9:30, llegamos a Melide (7901 hab.), y desde la entrada del pueblo el olor a las primeras cocciones de pulpo se hace notar. Caminando por sus calles vamos como se están preparando los fogones, poniendo las grandes hoyas en ellos, y trabajando el pulpo. Quique, Aurora y un servidor que venimos un poco avanzados paramos en primer lugar en la capilla de San Roque (26º sello), construcción de 1949, en la que se reaprovecha su bella portada románica del siglo XIII, de la desaparecido iglesia de San Pedro. Junto a la capilla se encuentra el crucero de Melide, del siglo XIV, considerado uno de los más antiguos de Galicia. En una cara aparece Cristo sedente enseñando las marcas de la Pasión y en la otra se representa el Calvario, con Cristo Crucificado, la Virgen y San Juan.
El lugar del pulpo

Estando junto al citado crucero esperando al grupo, y viendo que este tarda, miramos hacia atrás en el Camino y Juanjo nos hace la señal que vamos a parar a comer pulpo en Pulpería Ezequiel (sello 27º), a eso de las 10 de la mañana. Sirva este momento como un segundo desayuno especial. Este se compone de una ración de pulpo, a compartir (6€) y de una copita de Ribeiro (1,5€), delicioso vino blanco gallego. Gran momento este en el que en una mesa alargada coincidimos a comer pulpo Antonio, Jorge, Inma, Cristina, la otra chica y nosotros… bueno, y un peregrino que venía haciendo el camino en bici, y cuyo parecido razonable nos hacía parecer que estábamos compartiendo mesa con el mismísimo… Rubalcaba!. Echamos un buen rato degustando y charlando de los avatares del Camino. Con la entrada del día la pulpería va llenándose cada vez de más y más gente que se van sentando indiferentemente en estas mesas alargadas compartiendo momentos. Pero es hora de continuar.

2º desayuno
Desayuno comunitario
Momento
Acabose

Caminando por Melide, una señora que nos ve un poco despistado nos avisa, – el camino continúa por allí!. – Gracias Señora!. Cierto era que no nos habíamos percatado de las flechas.
A la salida de Melide un nuevo ábside, esta vez de la iglesia románica de Santa María de Melide (28º sello), construida a finales del siglo XII. En cuyo ábside interior encontramos pinturas del siglo XVI realizadas al fresco y que representan al Padre Eterno rodeado por el tetramorfos, en la bóveda de horno, y seis apóstoles en el tambor. también cuenta con una mesa de altar románica.
Maravilla
Lo cierto es que la entrada a esta iglesia merece una recreación más detenida, porque al pasar su portada románica, con arco de medio punto y decoración de pequeños arquillos polilobulados, y capiteles florales e historiados con animales, donde se sitúa la señora que nos sella, el tránsito de pasar del exterior del templo luminoso a un interior románico, oscuro y cargado de misticismo, hace transportarte a época medieval, realmente tienes la sensación de viajar en el tiempo. Entras y directamente la mirada se dirige al ábside, en cuya parte central se encuentra una ventana que ilumina toda la escena pictórica. Desde la parte superior con diferentes motivos decorativos que van desde las formas entrelazadas, más propias de la herencia musulmana, hasta los roleos vegetales propios del siglo XVI, que adornan la escena del Padre eterno que se presenta sedente y entre sus brazos sujeta la figura del crucificado, sobre el cual está la paloma del Espiritu Santo, este está rodeado por el ángel de San Mateo, el águila de San Juan y, el león de San Marcos y el toro de San Lucas, símbolos todos ellos del tetramorfos, que además portan filacterias, que indican los nombre de los cuatro evangelistas. Decorando la escena en la zona media y dividiendo el espacio se encuentra la decoración de un ajedrezado tan utilizado como decoración en la pintura mural de esta época. En el Tambor los seis apóstoles anteriormente citados. Imágenes de medio cuerpo en la que portan sus atributos. De derecha a izquierda encontramos en primer lugar a San Bartolomé, que porta un cuchillo, a continuación, San Felipe con un bastón terminado en cruz, más hacia el centro, San Andrés, con la cruz en aspa. Al otro lado, y siguiendo el orden, está San Pedro, con las llaves de la Iglesia, junto a él San Juan con un Cáliz, y por último, Santiago, que porta un báculo. Todas ellas están enmarcadas por un arco achaflanado que parece terminar en decoración de herradura. Bajo estos continua a modo de decoración la perspectiva de ajedrezado anteriormente descrita. Bajo esta y a modo de zócalo, una decoración de numerosos cuadrados dentro de los cuales hay formas circulares de diferentes decoraciones. Por último comentar los cuatro ángeles que se encuentran ya fuera del ábside propiamente dicho pero también en la parte superior de la cabecera de la iglesia. Son ángeles músicos con grandes trompetas alargadas y filacteria, todo el fondo decorado con estrellas. En definitiva… Magnifica decoración pictórica “in situ”, que te ayuda a comprender el sentido didáctico y metafórico del arte, la sensación es abrumadora. (Ver Entrada dedicada a Arte en el Camino)
También es digna de comentar la mesa de altar románica, decorada con numerosos arcos de medio punto y pintura de colores ocres, amarillos y azulados entre los que se intuyen formas entre geométricas y florales.
Quea menos
Estamos en el Kilómetro 49,5 del Camino.
Continuamos en este momento Mayka y un servidor, por el Camino. Paro un momento y al reanudar el paso me topo con una peregrina con la comienzo a hablar, es de Barcelona, y hacemos un buen tramo andando, delante nuestra iba Mayka. Cris, que así es como se llama la chica nos enseña una canción del camino que su grupo iba cantando para darse ánimos, esta decía así:
“Que tengas buen Camino
wi, wi, wi …
que no te duelan las rodillas, 
trico, trico, tri… 
nos vemos en Santiago, 
lairó, lairó, lairó, lairó, lairó…”
Animosa canción cuanto menos que entretiene el rato hasta llegar a la iglesia parroquial de Santiago, construcción del siglo XIX sobre una del siglo XII, en Boente (115 hab.), lugar citado en el Codex Calixtinus como Sanctus Iacobus de Boente, ya en la comarca de Arzua. También aquí dejamos una estampa de San Mamés.
Ya solo restan 40 Km. hasta Santiago, el calor es sofocante y el hambre comienza a hacer mella en un cuerpo que aguanta a duras penas la calor y el peso de los días caminando. A eso de las 13:40, pasamos por el puente sobre Rio Iso, río este donde numerosos peregrinos paran a refrescarse.
Calor, mucho calor
 Aun queda subida hasta llegar a Arzúa, y el calor es cada vez mayor y la sombra escasa. Fatigoso pregunto a un viandante si hemos llegado a Arzúa, con la consiguiente respuesta de – todavía queda un rato. Seguimos caminando. Veinte minutos después vemos el cartel que indica la entrada del pueblo. Ya estamos en Arzúa (6.484 hab.), pero nuestro Albergue queda más adelante. 
Por fin
Curiosa publi

Justo en la entrada del núcleo urbano paramos a comer. Mochila fuera, estiramiento y a sentarse a la sombra a esperar la llegada de los demás componentes del grupo. A las 14:10, Quique y Aurora, a las 14:35 Juanjo, tras él y con los brazos en alto Conce y por fin Mayka a las y cuarenta. Mientras tanto ya habíamos cogido sitio para comer junto a Antonio y Jorge, en un esplendido bar de esos en los que las tapas se salen del plato… gran bocata de pollo con todos sus avíos que cae, incluido bacón. 

Conce
Quique y Aurora
Juanjo y Antonio
Mayka
Buen apetito
El bocata y la Estrella

Pero, qué cuesta emprender la marcha una vez comidos. Entramos en un supermercado para hacer la compra, ya que el Albergue presuponíamos que se encontraba en medio de la nada y no queríamos que nos sucediese lo del día anterior. 
Bonito y caluroso paisaje
El
trecho.
ultimo

A panza llena avanzamos por el Camino entre subidas y bajadas y algunos peregrinos valientes que como nosotros se atreven a estar caminando a estas horas… que soporífero el calor. El camino a esta hora sestera es más seco y polvoriento menos mal al techo de arboles que está formado por la naturaleza. Las cuestas de este tramo pesan el doble, sin duda es por la hora. A eso de las seis, vemos el cartel que indica “Albergue turístico pensión “Camiño das Ocas” (Sello 29) , cerca está Fontelas. Para los últimos quinientos metros por asfalto. Y por fin lo divisamos.
Camiño das Ocas
El lugar es como un gran caserón de varias plantas. Al llegar nos atiende en recepción una muchacha joven. El posadero, un señor de unos cuarenta largos, se encontraba en la barra del pequeño bar que tiene el lugar. Al decirle a la chica que éramos los que quedábamos por entrar de la reserva de Concepción Macías, nos da dos camas separadas en literas diferentes. Mientras todo el tramite, Mayka pregunta donde puede hacer pis y le indica que en la puerta que está al fondo de la habitación que está en la planta baja. Las literas y la zona común están arriba. Al entrar en el aseo, de la habitación donde hay dos camas, se encuentran en el baño a dos personas. A todo esto le comento a la chica que teníamos reserva y que queríamos una litera para los dos, que es lo que se estila Ella dice que es imposible. Ayudado por el cansancio la chica tiene que aguantar todo lo que uno trae del trato mercantil en algunas situaciones del Camino. Finalmente nos da la habitación de la que hablábamos, cuando el aseo, y dice que el baño es común. No damos crédito a lo que nos dice. Cogemos esa habitación. En varias ocasiones entra alguien que extrañado busca el servicio, saliendo nuevamente pidiendo perdón con cara de haberse equivocado. 
Ducha, y a reposar del pateo. El lugar también cuenta con una zona de recreo con árboles y mesas con bancos de madera, desde los que se oyen los coches que van pasando por la autovía que está a cien metros. Eso sí, buen lugar para la cena.
Cenita
Abitualados

Tras una cabezada en los bancos del exterior, es hora de una buena Estrella Galicia, para hacer boca. Poco a poco, va sucumbiendo el día. Llegando la hora del papeo que traíamos desde Arzua. Fruta, sobre todo fruta y algún que otro tomate rajado con sal, bueno y con jamón y atún.

Como cada día la sobremesa atardeciendo hace de antesala al camino al catre. Que el cuerpo ya se nota algo pesado pero con la ilusión de que ya se huele Santiago de Compostela. Estamos cerca.
VISITAMOS: No hay nada que visitar por estos parajes y el cuerpo está demasiado cansado para dar un garbeo alrededor de la casona.
COMENTARIOS: Las fuerzas ya flaquean, los últimos dolores del grupo están por llegar, queda el último tirón. Comer a mitad de la ruta puede hacer el tramo restante infumable. Además la calor del mes de agosto arrecia y te absorben las energías restantes.
Por el Albergue se encontraban también las parejas de Jerez, ultima vez que las veríamos. Y el chico de Granada con que charlamos en Casa Domingo. Jorge y Antonio se quedaban a dormir en Arzúa, a ellos si los encontraremos más adelante.
ALOJAMIENTO
Indicaciones do Camiño

Camiño das Ocas. 648 404 780

10 €. Admiten reservas y tienen listado para revisar las entradas de los peregrinos. Es como un caserón con un pequeño bar, recepción, zona común y literas en único espacio en la parte superior de la casa, cuyas camas de arriba están tan pegadas al techo que te trasmiten el calor de haberle pegado todo el día. También cuenta con una zona de recreo con bancos y mesa de madera. Pila para lavar, tendedero y un curioso huerto que sirve de abastecimiento al bar en lo que legumbres se refiere.
RESTAURANTE
Chacala. Bocadillos, desayunos y platos combinados. Avenida de Lugo. Arzúa. El lugar está bastante bien, económico, con una amplia carta barata. El camarero es agradable. llama la atención que al preguntarle cuanto es el suplemento de poner bacón en el bocata dice “nada”. Nos dejaríamos allí unos 10 lerus.
Toda una cena

ETAPA 8. CAMINHO DA OCA – PEDROUZO. 11/8/13
15 KM
“Continua la riada: más de 125.000 peregrinos ya tienen la Compostela”. El Correo Gallego. Domingo 11 de agosto de 2013. Flechaaaaaaa!!!.Misa de peregrinos en la Parroquia de Santa Eulalia de Arca. Una verdadera cena comunitaria.
A las 7:00 de la mañana ya lleva tiempo oliendo a café por el lugar, los peregrinos más madrugadores van saliendo y nosotros ataviándonos para salir. La cafetería abierta con el hospedero sirviendo desayunos nos alegra la mañana con un buen cafelito que nos tomamos.
Mientras que baja el grupo de la parte de arriba, hablamos con el posadero, que nos afirma que desde aquí hay mucha gente que ya hace directamente hasta Santiago, sobre todo los ciclistas. Asegura que él nunca ha hecho el camino pero lo conoce como el mejor. Al igual que las miles de historias que lleva escuchando años de los diferentes peregrinos que han pasado por este sitio.
El Diario

En la puerta, el Correo Gallego, del día, con un titular sobre “La Catedral, que custodia un tesoro en piezas únicas, recupera su esplendor“, al día siguiente descubriremos que para ver dicho tesoro al igual que muchos otros de la Catedral habrá que pagar.

Se huele Santiago
Son las ocho, cuando emprendemos el Camino. Paseamos por el Concello de Arzúa, Parroquia de Burres, así lo marca una parada de bus urbano. A tan solo 30 Km. de Santiago de Compostela. A pesar del calor veraniego en esta zona tan húmeda la vegetación floral va adornando todo el trayecto.

Colorido
y más colorido
Ahí estamos

Tras dos horitas de marcha, toca parar a desayunar. El bar es un tanto Heavylon, se llama “A Casa verde”,  (sello 30), pero ponen un buen café y un bocata con tomate a radales y tortilla de estos que salen del plato, que bien despachado!. Y un trozo de empanadilla de igual tamaño, grandiosa!. Fuerzas y desayuno completado.
Así se desayuna por el Camino

Bonito tramo

A continuación caminamos con Jorgiño (que así es como nos contó que le habían llamado) y Antonio, que ya nos habían cogido la vez y nos comentan que ellos no desayunan o desayunan poco, madre mía! , lo que se han perdido. Por el camino y en pequeñas hornacinas vamos dejando estampas de San Mamés, casi a la intemperie. Así lo hacemos junto a la placa in memorian de Guillermo Watt peregrino ” que abrazó a Dios” en una de sus jornadas.

Su San Mamés ahí
Sobre las 11:30 pasamos por la fuente de Santa Irene, junto a ella su capilla , del siglo XVIII, de cabecera recta y una sola nave con un pequeño campanil. La fuente tiene un pequeño monumento barroco, de 1696. Tenía en la hornacina una imagen de Santa Irene robada en 1898. Según la tradición el agua de esta fuente evita la plaga en los huertos y es buena para los niños enfermos y para los llorones. En torno a ella el 29 de junio se celebra la romería de los solteros de la parroquia. Desde el alto de Santa Irene dicen que ya se puede sentir la brisa marina. Sirva todo esto como curiosidad. Y se pueden creer que de ellas no bebimos, sería la única que se nos escapó. Santa Irene (18 hab.).
A la entrada a Arca nos da la bienvenida un cartel sonoro, muy animado que llama bastante la atención, podríamos describir como elemento kitsch. Al igual que la experiencia que íbamos a vivir a continuación.
Publicidad
A las puertas de Arca, y por lo cerca que estamos de Santiago de Compostela, la cantidad de peregrinos aumentan a cada paso. Te encuentras con diferentes especímenes de todos los que somos. Con unos de ellos nos detenemos a conversar, tras escuchar que no hay nada exacto en cuanto a kilómetros. Días antes veníamos hablando de cómo se cuentan los kilómetros, si se marcan kilómetros exactos entre los mojones que indican lo que queda por llegar a Santiago, si las travesías contaban o no, de cómo en cada fuente que consultamos parecen marcar kilómetros diferentes. Al parecernos ori que los peregrinos estaban hablando de esto entramos en la conversación con una señorita un tanto tosca que dice con voz despampanante:
– No hay nada exacto, no hay nada exacto. Exclama
– Eso es cierto. ¿Cómo miden los kilómetros?. Pregunto retóricamente.
Acto seguido y no se a cuento de qué la muchacha comienza a hablar de la empresa de autobuses Alsa; que si conocía a los conductores, que si los asientos están numerados y se marca coche uno y coche dos, que si pone que salen a una hora y lo hacen minutos más tardes… Yo le continuo la conversación al conocer y haber viajado varias veces con Alsa.
– ¿Sabes cuantos coches tiene la flota Alsa?. Me pregunta.
– No. Le respondo
Respondiéndome con un número elevadísimo que parecía incluso ser exácto. Preguntándole cómo sabía eso y replicando la madre menuda que viene detrás…
– Por internet. Ella sabe todo eso por internet.
A esto que se oye el timbre de una bici con el consiguiente grito de la muchacha de:
– Biciiiiiiiiiiiii !!!!!
Que hace que absolutamente todo el mundo se entere que viene una bici.
Y la muchacha continua hablándome de los Alsa Supreme y de su precio, a lo que yo le sigo diciendo;
– A ver, ¿Por qué un Alsa Supreme cuesta tan caro, si solo te dan una botella de agua y una bolsa de frutos secos. Sí vas en asientos individuales, pero por qué?
A lo que responde:
– Eso no lo sé. Respondiéndome con la pregunta. – ¿Tu sabes que la flota de Alsa ha comprado también yo que sé compañía?
Sí la conversación es un tanto absurda, pero animada y divertida. Más aún cuando mirando hacia el suelo la muchacha vuelve a gritar…
– Fleeeeechaaaaaaaaaaa !!!!!!!
Biciiiii!!!!!!
Flechaaaaaa!!!!!

Buen momento este que nos brinda el camino. Pequeño y, a la vez, gran personaje.

Justo al medio día hemos llegado a Pedrouzo (291 hab.). En la entrada el Albergue municipal, con una cola de peregrinos y mochilas que esperan más de una hora a coger sitio en el lugar tan solicitado. Aquí están, no cerca, las chicas de Madrid, con las que nos paramos a hablar, con la tranquilidad de aquel que va a lugar reservado.
Las mochalas son gente!
Casa Maruja (Sello 31), que así es como se llama nuestro hospedaje se encuentra al final del pueblo, en una zona que se intuye nueva, construida hace pocos años y al fondo de la cual está la Ermita de Santa Eulalia.
Tras un leve descanso salimos a comer. Nos han indicado que hay un lugar que ponen carne a la parrilla bastante bueno, pero cuando llegamos había una celebración y no hay sitio. Seguimos buscando y tanteando cartas y menús varios. Nos sentamos finalmente en uno de los muchos restaurantes que hay, este se llama Bule-Bic, que tiene por camarero a un muchacho pasado de tornas, un tanto quemado del paso de peregrinos, que incluso tenemos la sensación de que nos vacila. En fin, lo cierto es que comemos bien, su típico menú, con invitación a la postre de menú de hiervas.
Almuerzo
Tras llenar el buche, a la pensión a descansar. Pero esta era la última tarde y para colmo la iglesia de la localidad está dedicada a Santa Eulalia, con lo que en lugar de siesta marcho a dibujarla.
La iglesia parroquial de Santa Eulalia (sello 32), reconstruida tras el incendio que sufrió en 1896. (Los púlpitos provienen de San Nicolás de A Coruña y el retablo mayor proviene del convento de los Mercedarios de Santiago. Tiene en la cabecera una enorme concha. Se le conoce al lugar también como la iglesia de la concha. Es de una sola nave con crucero, sacristía a la derecha y habitación de almacén a la izquierda. En los pies de la iglesia el coro de madera. En ella están por supuesto varias imágenes de San Roque, la de San Isidro, la Virgen del Carmen. En la cabecera una imagen del corazón de Jesús, en el centro y a su derecha, Santa lucía, y a la izquierda, Santa Eulalia. También cuenta en su interior con una dolorosa vestida de negro y una daga clavada en su pecho. Tras un recorrido por su interior, me dispongo a dibujar su fachada.
Mientras pasa la tarde, la misa es a las 19:30 (todos los días también en italiano “eccetto Domenica”), comienza a agolparse por los alrededores de la iglesia jóvenes peregrinos. Por su puerta pasa el cura, un señor mayor vestido de negro, que camina junto al sacristán. Que ha salido hace un rato de la casa de enfrente. También en el muro frente a la iglesia se sientan unas hermanas vestidas de blanco, todas ellas de origen italiano. La escena es digna al menos de la primera mitad del pasado siglo XX. 
Al más puro estilo italiano
Los preparativos de la misa
El Padre y el capellán
Entre este jaleo en el que ensayan canciones de misa, marcho a buscar a los demás peregrinos, para asistir a la misa. Esta es una celebración jovial, con feligreses de diferentes nacionalidades. Donde el Padre Nuestro que se reza en diferentes idiomas, suena eufónico. Gran parte de la misa es cantada, y por cierto muy bonita la eucaristía. Tras esta nos quedamos por el templo, como aquellos que no tienen ninguna prisa. 
Emocionante misa
Hablamos con las hermanas y con el sacristán, Raúl, que tras hablarle de Santa Eulalia y de la que tenemos nosotros en la sierra y que sacamos en romería, nos dice que allí además de la Santa Eulalia que tienen en el altar, tienen otra para prcesionarla, nos la muestra, está en al habitación que llamábamos, trastero. Ambas tallas presentan la misma iconografía, palma del martirio y libro sagrado, pero una es de madera policromada y la otra una imagen para vestir. La tarde va cayendo, mientras que hablamos ya fuera los seis, en el muro frente a la iglesia. 
Ahí estamos!
Cae la tarde, y por el pueblo nos encontramos con Reyes, Marta y Silvia, las chicas de Valencia, y quedamos con Antonio y Jorgiño.  Buscamos un lugar para cenar juntos, y recaemos en el del almuerzo, esta vez en el interior que es donde cabemos los once. Nos atiende el mismo camarero, que sigue echando la peoná, aunque ya un tanto más calmaillo.
Una verdadera cena comunitaria
A eso de las 00:15 nos marchamos a dormir.
El tras..
…cheo
… no ..
VISITAMOS: Parroquia de Santa Eulalia de Arca. De finales del siglo XIX. (comentada arriba)
COMENTARIOS:
ALOJAMIENTO
Pensión Residencia Maruja. Rúa Nova,9. Pedrouzo (Arca). 630 404 138
15€. Casa con tres cuartos entradita y cuarto de baño. Estando la cocina cerrada con llave. Limpia y cómoda.
Juanjo y su compi
RESTAURANTE
Bule-Bic. Pensión-Cafetería-Restaurante. Avenida de Lugo, 18. Pedrouzo. Arca. Santiago de Compostela. “Facendo o Camiño”. Comida: Menú de 1er y 2º plato, postre, pan y vino, e invitación de chupitos. 10€. Cena: sanwich o hamburguesa, vamos otros 10€ con sus bebidas y todo.



ETAPA 9. PEDROUZO – SANTIAGO DE COMPOSTELA. 12/8/13
20 KM
Día de Gloria!.


Lo cierto es que no nos queríamos levantar esa mañana. No sé si por qué no se acabase este estado idílico en el que te envuelve cuando haces el Camino o por el madrugón que nos íbamos a pegar estando ya a las puertas de Santiago.
El último madrugar
A las 7:00 ya estamos en marcha, último tirón, último estiramientos mañaneros, último desayuno errante, un plátano cae en esta ocasión. Son momentos felices, nos sabemos al final de la senda, los últimos dolores se hacen leves, y la mañana va saliendo con nosotros.
Parece que amanece
Amaneció
Una hora después, nos encontramos en el Camino la primera indicación de entrada en término de Santiago. Hora de desayunar en el primer lugar que veamos, y que como intuíamos estaba a rebosar de gente, tan cerca de Santiago, ya se sabe, todo iba a ser en compaña de múltiples peregrinos.
Oliendo Santiago
Puesta a punto

Tras el desayuno, al retomar la marcha, Conce se resiente un poco de su tobillo, y decidimos preguntar a un señor que veíamos hacer las funciones de medico que desayunaba junto a nosotros y este la atiende muy amablemente… Buena persona aquel hombre!.

Junto al lugar del desayuno, en la aldea de San Paio, está la Capilla de Santa Lucía, de Lavacolla, en la que entramos y sellamos (Sello 33).
¡ Quillo, quillo, quillo!
Proseguimos el Camino, cuando en una bajada del mismo, comenzamos a escuchar a nuestras espaldas:
– Illo, illo,…
Es Jacobo, que nos ha cogido la vez. Nos cuenta que se ha hecho dos etapas en una para poder llegar hoy también a Santiago, menudo sorpresón y alegría, caminaríamos juntos hasta la meta. 
Pasamos ahora junto a la Iglesia Parroquial de San Paio de Saburgueira, del siglo XIX, paraje regado por el río Lavacolla, mencionado en el Codex Calixtinus como Lavamentula, donde se cuenta que a dos millas de Santiago los peregrinos franceses se lavaban por amor al Apóstol, para llegar limpios a Santiago. 
A partir de aquí el camino se vuelve asfalto, estamos en la subida del Monte do Gozo, que no es de lo más bello del Camino, la verdad, sobre todo después de pasar por donde hemos pasado durante este Camino.
Montegoceando
Vamos!!!
Utreia
No pares, camina
Qué gozada

El último tramo del monte lo subimos corriendo y escuchando la BSO de Superman. Decir aquí que cuando subes hasta lo alto esperando atisbar la Catedral de Santiago, lo único que se ve es vegetación por todos lados, y por supuesto aquella mole que a modo de escultura simbólica recuerda la peregrinación de Juan Pablo II a Santiago. Bueno ya estamos casi aquí. Qué más da, tarde o temprano acabaremos viendo las torres de la Catedral. 

¿Dónde están las torres de la Catedral?
San Marcos

Lo que sí hacemos es entrar en la pequeña capilla de San Marcos (Sello 34) que se encentra en el monte, parándonos a hablar en su puerta con un chico que hacía figuras de peregrinos con alambres y que tras charlar con él acaba regalándome una, diciendo que le haga una foto en un lugar singular y se la envíe por email, que tarde o temprano hará un blog con todas las fotos de sus figuras en diferentes lugares.

Allí está Santiago

Comenzamos a bajar el monte y ya se ve Santiago. ¡Qué emoción corre por nuestro interior, lo íbamos a conseguir!.

No queda ná!
A las once y cuarenta, del día doce de agosto, de dos mil trece, hacemos entrada en la ciudad de Santiago de Compostela, así lo indica su cartel de inicio de la ciudad. Bien grafiteado, por cierto.
Bienvenidos
Nos encontramos en su entrada con la Capilla de San Lázaro.
A lo lejos las torres del Obradoiro

A las 12:15 de la mañana ya vemos las torres de la Catedral desde las calles del la Ciudad Santa. (Tras Roma y Jerusalén, Santiago se considera la tercera ciudad Santa del Mundo, para los cristianos). Paramos a compara algo de fruta y continuamos hasta el casco antiguo.  A la entrada a este el bello se pone como escarpia, mientras vamos caminando por sus pétreas calles. Pasamos por la Plaza de Cervantes, donde está la fuente con el busto del escritor. Continuamos por la calle de la azabachería, que nos lleva hasta la Plaza de la Inmaculada, ya estamos junto a la catedral, y los pelos de todo el cuerpo continúan de punta, a modo de un fuerte escalofrío. Pasamos por el Arco del Palacio y así llegamos a la Plaza del Obradoiro.

Llegamos
Ya estamos aquí, y sí continua el escalofrío que se intensifica, es la emoción, de haber completado el Camino, de haber completado una experiencia no vivida nunca antes, de una superación personal, de una superación física, y de un estado de ánimo infinito.
Placer y gozo
Abrazos, alguna que otra lágrimas y a no poder parar de mirar la fachada del Obradoiro de la Catedral de Santiago de Compostela. Soltamos la mochila y a modo de ritual del peregrino la ponemos de almohada y nos echamos en el suelo a seguir contemplándola y a calmar difícilmente la emoción. Se te vienen a la mente diferentes momentos del camino, imágenes desordenadas de toda la experiencia, miles de fotos que estarán para siempre en la mente.
Aquí estamos todos
Aparecen en la Plaza Inma y Cristina, compañeras del camino con la que compartimos la alegría de este momento.
Júbilo
Inmenso
La tumba del Apostol
Su San Mamés ahí

Entremos pues en el interior peregrinos. El Pórtico de la Gloriase encuentra en restauración y en realidad solo aquellos que paguen por visitarlo pueden hacerlo. ¡Vaya hombre!. Junto a la imagen de Salomé dejamos una estampa de San Mamés. Bajamos a ver el sepulcro del santo, como manda la tradición, terminando así oficialmente nuestra peregrinación. En una cripta bajo el altar mayor se encuentra en una urna de plata los restos del Apóstol.En él, también arrojaremos una estampa de San Mamés que nos ha acompañado durante todo el Camino. Tras estar un buen rato en su interior vamos hasta nuestra hospedería.

San mamés con el sepulcro de Santiago
Monasterio-Hospedería

Esta se encuentra junto a la Catedral, en la ya mencionada Plaza de la Inmaculada, y está nada más y nada menos que en el Monasterio de San Martín Pinario, de 1499. Actualmente es la sede del Seminario Mayor y del Archivo Histórico Diocesano. Entramos y atravesamos una de las galerías del claustro, para dirigirnos a recepción, donde nos dan las llaves de las habitaciones que son como las antiguas celdas de los monjes, pero muy bien reformadas. El sitio es ideal para un reposo más que merecido. Pero es hora de comer.

Y buscamos lugar por la céntrica y principal Calle Francos. Tras comparar varios menús decidimos entra en un lugar llamado Bar O Sótano. Íbamos nosotros seis y Jacobo en ese momento en el que decidimos entrar en tan lúgubre lugar, aspecto que nos dio al sentarnos. Nos traen la carta, y pedimos. Ya al hacerles algunas preguntas al camarero, nos responde en un tono desagradable diciendo que lo que hay es lo que hay. Pedimos las bebidas, a las que le dimos un buche, probamos el pan, pero a la hora de traer los platos; el caldo gallego y el arroz caldoso, al probarlo decidimos que eso no estaba nada bueno. Y que tras la caminata nuestro primer almuerzo en Santiago debía ser acorde. Para colmo cuando el camarero está apartando el caldo además de manchar al Juanjo, lo quema con el recipiente. El servicio es peor que nulo y la comida también. Decidimos levantarnos y marcharnos, algo que ya teníamos que haber hecho en algún que otro sitio por el Camino. Este trato una vez en Santiago, donde hay tropecientos mil sitios no lo íbamos a permitir. Pero tal estará comercializada la cosa que el camarero sabiendo que ya le vendría otra gente, cuando nos levantamos y nos marchamos, al decirle nos vamos. Lo único que hace es gritar a cocina diciendo:
– Comanda de mesa doce, anularla.
Seguimos buscando. Encontrando esta vez con más fortuna otro lugar que al menos de aspecto, tenía mucho mejor pinta, donde iba a parar. Su nombre es O Lagar, del todo recomendable. Pero en este lugar ya nos ponemos de acuerdo para comer todos juntos, con Jorginho, Antonio, Marta, Reyes y Silvia, compis peregrinos de Valencia. os doce hacemos una gran comida comunitaria ya en Santiago. El menú está bien servido, aunque cierto que para unos mejor que para otros (no pedir empanadilla, vamos, por el tamaño de esta, nada que ver con la de Triacastela).
Auténtica comida de comunidad
Peuqueña empanadilla
Ummm!
A comer!

El grupo
Al llegar la tarde, cumplimos con otra de las tradiciones de muchos peregrinos. Recoger la Compostelana. Es en una oficina para el peregrino, que se encuentra en la calle que da a la Puerta de Platerías. En el lugar nos ponen el último sello. La chica pregunta protocolariamente; ¿Cómo te llamas? ¿Dónde has comenzado el Camino? ¿Lo has hecho andando?. Ya tenemos nuestraCompostelana. (Sello 35)
A por la Compostela
The end
Oraciones
Atención peregrinos

La Compostela
Caminamos ahora por Santiago. Si algo caracteriza a esta ciudad es su ambiente callejero, siempre con actuaciones por muchos de sus rincones, también en su habitual Arco del Palacio, donde las personas que actúan van dejando papelitos enrollados en las piedras y puerta cogiendo la vez de su actuación.
Santiago estado puro
Hasta la bandera
Malabares

Vamos también a la zona comercial, para comprar al menos una muda de ropa, para tener para la noche y el día siguiente. Que esté limpita y huela a nueva.
Cenita

Cae la noche y marchamos a cenar. Esta vez lo hacemos con Antonio y Jorginho y con Inma y Cristina. Lo hacemos en un lugar pasable, llamado Copas Rotas. Tras la cena parte del grupo comienza a jugar al geocaching por Santiago mientras Mayka y yo vamos a comprobar que es lo que queda de aquella ruta llamada Paris-Dakar, de la Calle Francos. Donde dándote una cartilla debes comenzar a tomar algo por el primer bar llamado Paris y terminar en el Dakar, si puedes. Pero no son horas, ya están casi todos cerrados.

Calle Franco
Es hora de ir a dormir, que el día ha sido intenso de emociones. ¡Qué bien vamos a dormir esta noche! con el deber cumplido y sabiendo que no tenemos que madrugar en demasía.
Inmensa

VISITAMOS: Catedral de Santiago de Compostela. Comenzada en 1075. Construida siguiendo los cánones del románico francés. Planta de cruz latina con tres naves. La fachada del Obradoiro se realiza entre 1738 y 1750.  Plaza del Obradoiro. Con la fachada de la Catedral, el Hospital de los Reyes Católicos, de 1501, Pazo de Raxoi, siglo XVIII, en cuyo tímpano se representa la batalla de Clavijo. En su lado este está el Colegio de San Jerónimo, con una portada del siglo XV, que recuerda a la arquitectura románica.

COMENTARIOS: La llegada a Santiago es difícil explicarla con palabras. Es imposible escribir las sensaciones de un momento que culmina semanas de Camino, semanas de conocimiento personal y de personas. Muchas situaciones, muchas impresiones que viajan por lamente del caminante que se sabe victorioso en su empeño que comenzó en el momento que se planteó por primera vez hacer el Camino de Santiago.

Hospedería

ALOJAMIENTO
98 € Hab. doble 2 noches (44 cada noche) la hab. doble), con desayuno, en el refectorio del Monasterio, de buffete libre. Lugar impecable y recomendado 100%.
Compañera de fin de etapa

RESTAURANTE

Bar O Sotano, C/. Francos. Aconsejamos no comer allí.
O Lagar. C/. Francos.
Menú con varios platos a elegir. Calido lugar. 10 € Menú.
Copas rotas, C/ Rua nova 39.
Económico, sobre todo económico, y la comida pasable. Tapas y montaditos. 7€.

UN DIA EN SANTIAGO DE COMPOSTELA…


… Tras la peregrinación. Misa del Peregrino. Paseo por la Catedral. Abrazo al Santo. Hasta pronto peregrinos. Plaza de San Martín
El rito del peregrino, una vez en Santiago, está indicado en la Catedral. Veneración del Sepulcro del Apóstol, abrazo al Apóstol y la misa del peregrino. Seguido de recoger la Compostelana. Esta a su vez indica si has realizado el Camino por motivos religioso o cultural. Lo cierto es que la mayoría de los peregrinos indican el motivo religioso, entre otras cosas porque la Compostela es más bonita.
Ki, ki, ri, ki

Nosotros habíamos dejado para el día de hoy la misa de peregrino y el abrazo al Apóstol. 

A eso de las 10:00 estábamos arriba. ¡Qué bien! ¡ Qué buena hora!. Y lo primero que nos depara el día es el desayuno en la Hospedería. Este se realiza en el refectorio del Monasterio, donde un buffet libre hace las delicias de nuestros paladares.
Tras este buen inicio de mañana, vamos a vivir la experiencia de una Misa de Peregrinoen la Catedral de Santiago. Esta comienza a las 12:00. Nosotros nos preocupamos de coger buen sitio. Tanto es así que Juanjo y yo nos sentamos en uno de los brazos del crucero en primera fila, casi en el pasillo que queda entre los bancos, donde una chica de seguridad nos quiere echar, y le pedimos que nos deje celebrar la eucaristía en paz, dejándonos en eso en paz.
Preparativos
La Catedral está repleta, y el momento cumbre de la celebración sucede cuando se alza y mueve el Botafumeiro, todos los preparativos, todo el protocolo, el elevarlo y el moverlo por lo alto de la Catedral es espectacular… y lo vivimos en primera plana, ver a los tiraboleiros tirando de esa gruesa soga es una imagen de otra época.

Bo…
…fu…
…ta…

…me…
…ro
…i…

Tras la misa un paseíto por toda la catedral. para ir haciendo ganas de comer. Nos encontramos con Silvia, Marta  y Reyes y por allí aparece también Jacobo. Es el momento de las despedidas. Hasta pronto peregrinos.
Junto a Marta
Acusicamente perfecto
Con Jacobo

Buscando un buen lugar donde comer apartado de lo plenamente turístico llegamos al barrio de San Martín, en él se encuentra la Hospedería-Bar los Girasoles, un apacible y moderno lugar que nos encantará.

Más Santiago
Tras la comida, a bajarla dando un paseo por la zona antigua de la ciudad. Como decíamos es fácil encontrar por Santiago, en cualquier rincón un espectáculo, un concierto, o algo que te llame la atención.
Al llegar la tarde, Juanjo y yo vamos a cumplir con el último paso del rito del peregrino el de subir al Altar Mayor a abrazar al Santo. Por la tardecita, la cola es menor. Con este acto ya hemos cumplido todo lo típico. 
Llegada de peregrinos
Algo que es bastante emocionante es sentarte en la Plaza del Obradoiro a ver llegar peregrinos, que como nosotros el día anterior completa su peregrinar. Sus caras, su emoción, sus lágrimas y abrazos nos hacen identificarnos con ellos. ¡Cuánta alegría acarrea ese momento!.
Lo conseguimos
Viva la noche

Nuestra última noche en Santiago nos iba a llevar a cenar al mismo lugar del almuerzo, a los Girasoles, en ese Barrio de San Martin, donde junto a una de sus iglesias aparecen los preparativos de una verbera. Un concierto más, ¡Esta ciudad no para!.

Tras la cena nos marchamos a dormir, que mañana emprendemos el retorno a la realidad.
A dormir
Última noche
Flecha y más flechas

VISITAMOS: Catedral de Santiago de Compostela, Comenzada en el siglo XI. La cabecera con girola y cinco capillas radiales. Portada de Azabachería, Portada de Platerías, Pórtico de la Gloria, Torre del Reloj. En el cimborrio gótico, en el siglo XVI se añade el mecanismo del Botafumeiro. Fachada del Obradoiro. La Capilla Mayor, camarín con la imagen sedente del Apóstol, bajo un barroco baldaquino. En la cripta el arca de plata con los restos del Apóstol. La iglesia de Santa María de Corticela, de mediados del siglo XIII. Capilla del Salvador, con retablo del siglo XVI de piedra e imagen del Salvador gótica. Puerta con la historia de Santiago.
El sepulcro fue descubierto en el siglo IX. Sus restos fueron analizados por una comisión universitaria en la que estaban un químico, un médico y un cirujano. Concluyeron que eran antiguos y de tres varones. Responde a la tradición de estar el cuerpo de Santiago y sus dos discípulos, Atanasio y  Teodoro. El Papa León XIII, el 1 de noviembre de 1880, declaró auténtico los restos. Después surgió la sugerencia de que pudiesen ser de Prisciliano.
RESTAURANTE
Hospedería – Bar los girasoles. Barrio de San Martín
Moderno, limpio y buena cocina.
Almuerzo y cena.
SANTIAGO DE COMPOSTELA – SEVILLA
El miércoles 14 de agosto, emprendemos el regreso. Eso sí, no sin antes tomarnos nuestro espectacular desayuno en el susodicho refectorio.
Nos disponemos a recoger nuestro coche de vuelta. Y aquí otro numerito con el alquiler. Pero bueno ya íbamos de vuelta. Paramos a comer en Salamanca, esta vez en la ciudad. Y hicimos nuestro camino de vuelta hasta entregar el coche de nuevo en Sevilla.

De vuelta



NOTAS TRAS LA EXPERIENCIA DEL CAMINO DE SANTIAGO
– Se puede beber entodas las fuentes del Camino!!!
– Cuidado con las pulgas.
– No es un paseo
– El Decathlon, ha hecho mucho daño.
– El Camino nos une.
– Todo se olvida al llegar al Obradoiro
– Nada es tan duro si vas en buena compañía.
– No quedarse en los pueblos grandes, finales de etapas establecidas.
– Dormir, dormir, … comer, comer,… andar, andar, … ca-ar, ca-ar,…
– Hidratate y estira al salir y al llegar.
– Dejate comer lo que quieras. (Come lo que quieras). 
– Sigue la flecha
– Siempre saco-colchón.
– No, no, no, … No!!!
– No te dejes engañar, échale cara.
– Si te duelen las rodillas, baja a zancajadas.
– No te arranques los compis, … carne viva.
– Timbre, ciclistaaaa!!!.
– Escucha a los lugareños … Hazlo parte de tu Camino.
                                  (ULTREIA)
¡ BUEN CAMINO !

                                 (ET SUSELLA)

Publicidad gratuita… pero es que se la merece


BIBLIOGRAFÍA

Experiencia vivida druante el Camino de Santiago de agosto 2013 por los peregrinos: Maricarmen Cordero Romero, Juan José Manzano, Conce Macías, Quique Larios, Aurora y un servidor Antonio M. Cuaresma Maestre.

Cuaderno del Camino 2013. Cuaderno de Campo.

Credencial del Peregrino, Camino de Santiago de Agosto 2013. De Ponferrada a Santiago de Compostela.

Datos:

– Linage Conde, José Antonio y Conde Bragado, Diego. “Camino de Santiago. National Geographic“. 2010. RBA Libros S. A. España.

– “Guía Práctica. El Camino de Santiago“. GeoPlaneta. 2009. Barcelona. (Incluye Mapa)

“O Cebreiro. Lugo. Reseña histórica”. Santuario de Santa María a Real do Cebreiro. Fraternidad franciscana.

La Credencial
El Camino

Los sellos
Los sello II

Acerca de rutassierra

Sitio web promotor de la Sierra de Huelva. Conector de intereses.
Esta entrada fue publicada en B. Camino de Santiago. Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a EXPERIENCIA EN EL CAMINO DE SANTIAGO DESDE PONFERRADA AGOSTO DE 2013 (CAMINO FRANCÉS)

  1. ¡Qué cosa tan bonita! Me da una envidia…
    ¿Me permitirán mis años todavía hacer el Camino?

  2. El camino, pienso, no tiene edad … depende como te lo tomes y te lo organices, vamos… como la vida misma

  3. Reme Cordero dijo:

    ¡Gracias por incluirme en esta historia de tu camino tan especial!
    En mi lista sigue estando pendiente vivir esta experiencia, y cada vez con más ganas, sobre todos después de escuchar vuestras vivencias… ¡Espero impaciente la próxima entrega de tu Camino de Santiago!

  4. Jejeje, claro mujer tu formastes parte de la previa al llevar a Juanjo y Conce a Santa Olalla…
    Este finde estará publicado el próximo capítulo; La etapa Reina
    Gracias

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s